Rajoy advierte de que frenará la secesión con todas las armas de la Ley

El presidente advierte de que frenará la secesión con todas las armas de la Ley. Pacta con Sánchez y Rivera su declaración institucional, y abre con ellos un canal de diálogo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy

El presidente advierte de que frenará la secesión con todas las armas de la Ley. Pacta con Sánchez y Rivera su declaración institucional, y abre con ellos un canal de diálogo

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reaccionó ayer de manera inmediata a la resolución que Juntos por el Sí quieren aprobar en el Parlamento catalán para poner en marcha el inicio de la creación del Estado catalán independiente. Una reacción política a un movimiento también político, pero que los servicios jurídicos del Estado ya están estudiando, por si cabe entender que de él se deriva alguna consecuencia jurídica que puede dar pie a que se formalice ante el Tribunal Constitucional el recurso que provocaría la inmediata suspensión de todos sus efectos. Porque esto es lo que hará Moncloa con esta resolución en cuanto adquiera valor de hecho jurídico, que lo será, en todo caso, una vez aprobada por la Cámara autonómica sólo con los votos independentistas.

Ayer, después de anticipar el contenido de su declaración institucional al líder del PSOE, Pedro Sánchez, y al máximo dirigente de Ciudadanos, Albert Rivera, el presidente del Gobierno compareció en La Moncloa para dejar un contundente mensaje de advertencia a los partidos rupturistas y al presidente en funciones de la Generalitat, Artur Mas. «Quienes quieran separar y dividir a Cataluña de España deben saber que no lo van a lograr, y no van a hacerlo porque van en contra de la mayoría de los catalanes y del conjunto de los españoles. Tienen enfrente a la Ley y a un Gobierno dispuesto a hacerla valer».

El nuevo movimiento independentista, que redobla el órdago a la legislación vigente, llega justo cuando se oficializa la disolución de las Cortes Generales. Una etapa que puede alentar la sensación de vacío de poder o de una mayor debilidad por parte del Gobierno de la Nación, contra la que Rajoy combatió ayer con firmeza. De hecho, en esta coyuntura, la aplicación del artículo 155 de la Constitución se antoja muy complicada desde el punto de vista jurídico porque exige que sea autorizada por la mayoría del Senado, y hay discusión sobre que esa competencia pueda atribuírsele a la Diputación Permanente.

No obstante, en la actual hoja de ruta que maneja el Gobierno no está ese instrumento entre las medidas que consideran que puede ser necesario aplicar de manera inmediata. Por cierto, el artículo 155 de la Constitución no tiene por qué implicar la suspensión de toda la autonomía, pero sí de determinadas competencias en el caso de que una comunidad no se ajuste a la ley y no cumpla con sus obligaciones constitucionales. En Moncloa confían, no obstante, en que el Tribunal Constitucional, reforzado con la modificación legislativa aprobada solo con los votos del PP, sea suficiente para responder a los pasos que pueda dar el nuevo Parlamento catalán. Si se cumplen las resoluciones del Alto Tribunal, no habría problema; pero en el caso contrario, éste puede ahora, gracias a la citada modificación legislativa, acabar inhabilitando al funcionario que desobedezca, recuerdan desde Moncloa. En el Gobierno se inclinan, además, a favor de la tesis de que no habrá un nuevo Gobierno catalán hasta después de las elecciones generales, por lo que, en principio, el pulso al Estado vendrá únicamente del Parlamento autonómico.

El recurso al Tribunal Constitucional es la vía en la que trabaja el Gobierno para frenar la resolución anunciada por Juntos por el Sí, si bien Rajoy volvió ayer a reiterar que su Ejecutivo está dispuesto a utilizar todos los medios legales a su alcance para impedir que esta coalición consiga «ninguno de sus objetivos». «Esta iniciativa no puede calificarse más que como un acto de provocación de quienes pretenden saltarse la ley, sencillamente es esto, porque saben que la ley no está de su parte», defendió.

El Estado «no va a renunciar al uso de todos los mecanismos políticos y jurídicos» que le atribuyen la Constitución y las leyes, continuó el presidente del Gobierno. «Mientras yo sea presidente del Gobierno España seguirá siendo una nación de ciudadanos libres e iguales. La Justicia prevalecerá sobre la sinrazón y todos estaremos sometidos a la ley y a las resoluciones de los tribunales», añadió.

Rajoy reivindicó su disposición al diálogo y a ejercer la política desde la moderación, insistiendo a su vez en que «la defensa de la soberanía de todos los españoles, de la democracia por la que tanto hemos trabajado y de la convivencia armónica y solidaria entre todos los pueblos de España la voy a defender con firmeza, con determinación y con los instrumentos que nos da la ley». El presidente del Gobierno ha abierto con Sánchez y Rivera una línea de diálogo para valorar conjuntamente las próximas respuestas a las decisiones del bloque independentista.

Las reaciones de la oposición

PSOE / Sánchez: «Al secesionismo se le gana con la ley»

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, telefoneó ayer al presidente del Gobierno cuando se hizo pública la declaración de Juntos por el Sí y la CUP. El secretario general socialista trasmitió a Rajoy su oferta: «Ley, política y diálogo», y la volvió a reiterar posteriormente ante los medios. «Al secesionismo catalán» se le puede ganar «con la Ley, los votos y la política», dijo, calificando de «antidemocrático el pulso» independentista lanzado desde Cataluña.

PODEMOS / Íñigo Errejón: «Rajoy usa Cataluña como baza electoral»

En lugar de cargar contra los autores de la declaración independentista, desde Podemos utilizaron al presidente del Gobierno como diana de sus críticas. El número dos de la formación, Íñigo Errejón, acusó a Rajoy de ser un «irresponsable» por utilizar la situación de Cataluña con fines electorales. «Rajoy, irresponsable, no está pensando en una solución política, sino en utilizar Catalunya como baza electoral para no hablar de España», escribió en su Twitter.

CIUDADANOS / Albert Rivera: «No podrán huir de la justicia»

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera acusó ayer a Artur Mas de querer «huir» hacia la independencia para no enfrentarse a los tribunales. «Quieren huir hacia la independencia pero no podrán huir de la Justicia», dijo. Rivera criticó que en Cataluña se vive un «minuto y detención», y que el registro en la casa de los Pujol y la detención de Andreu Viloca la pasada semana demuestran «que estamos ante el caso Convergència».