Rajoy irá al Congreso para informar sobre los refugiados

Moncloa registró ayer en el Congreso la comparecencia del presidente para informar de la política exterior y la Unión Europea. Es una decisión «excepcional» y «coherente» con la postura de seguir rindiendo cuentas en las cuestiones de Estado

Debate de Investidura en el Congreso de los DiputadosMariano Rajoy, Presidente en Funciones© Alberto R. Roldan / La Razon02 03 2016
Debate de Investidura en el Congreso de los DiputadosMariano Rajoy, Presidente en Funciones© Alberto R. Roldan / La Razon02 03 2016

Moncloa registró ayer en el Congreso la comparecencia del presidente para informar de la política exterior y la Unión Europea. Es una decisión «excepcional» y «coherente» con la postura de seguir rindiendo cuentas en las cuestiones de Estado

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, informará personalmente al Parlamento de la política europea en materia de refugiados, de las decisiones de la última cumbre comunitaria y de las demás cuestiones que afectan a la política exterior. Moncloa registró ayer a última hora de la tarde la solicitud de comparecencia, que podría formalizarse la próxima semana, la primera hábil tras las vacaciones de Semana Santa, según confirmaron fuentes parlamentarias.

La oposición ha hecho frente común para convertir la exigencia de comparecencias del presidente y de sus ministros en elemento de presión contra el Partido Popular y contra Rajoy. Hasta el punto de elevarla a un conflicto institucional entre el Parlamento y un Ejecutivo en funciones. El PSOE, con el presidente del Congreso a la cabeza, Patxi López, ha liderado este choque, y junto con los otros grupos parlamentarios incluso han abierto la puerta a citar a Rajoy y a sus ministros para la próxima semana para plantearles preguntas e interpelaciones sobre una acción política que prácticamente no existe. La situación de interinidad limita extraordinariamente las competencias y la agenda del Consejo de Ministros, de acuerdo con la Constitución. Si hay sesión de control se acordará hoy en la Junta de Portavoces. La decisión de Rajoy de comparecer en el Congreso la enmarcan desde el Gobierno en la «coherencia» con su posición en lo que afecta a las obligaciones del Ejecutivo en materia de política exterior. Sostienen que es una iniciativa que da continuidad a las comparecencias del ministro y del secretario de Estado para buscar el aval del Parlamento para hablar con una sola voz en Bruselas. Y que una vez que se ha celebrado el Consejo Europeo, Rajoy, «como ha hecho siempre», va a explicar las decisiones adoptadas ante las Cortes. Una comparecencia «excepcional» por el contexto político y que enmarcan en la obligación del Ejecutivo, aun estando en funciones, de informar de todas las decisiones que afectan a la política exterior y que implicarán al próximo Ejecutivo. «No es una rectificación». Hasta que se celebró la cumbre crucial con Turquía para tratar de frenar las llegadas de ilegales el Gobierno respondió ante el Parlamento a través del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, y del secretario de Estado para la Unión, Fernando Eguidazu. En una reunión de la Comisión parlamentaria para la Unión Europea (UE) se forjó un acuerdo por unanimidad sobre la posición de España en la crisis de los refugiados sirios, que fue con el que Rajoy acudió a Bruselas. La posición establecía que España exigirá el respeto al derecho de asilo y rechazará las expulsiones colectivas de refugiados.

Rajoy sí informará al Parlamento sobre la cubre europea, pero el Gobierno se mantiene firme en su posición de que no puede ni debe ser controlado por un Congreso que no lo eligió y por una Cámara que no le ha otorgado su confianza. En Moncloa y en la dirección del PP dicen que detrás de «este frente» de toda la oposición «sólo hay una maniobra política para desgastar a la lista más votada en las últimas elecciones generales». E insisten en sus argumentos jurídicos y en que el Gobierno carece de iniciativa política y legislativa que pueda ser sometida al control ordinario del Parlamento. Esto no es incompatible –argumentan– para que sigan requiriendo el acuerdo del Parlamento para las cuestiones europeas, como han hecho ante las reuniones del Consejo Europeo para el Brexit o el acuerdo con Turquía sobre los refugiados. También argumentan que los grupos intentan que el Congreso asuma competencias que no le corresponden cuando «ha incumplido la primera de sus obligaciones constitucionales, la de investir un presidente que pueda formar un Ejecutivo que sí deba ser controlado por las Cortes de esta Legislatura». El pulso llegó incluso a forzar una reunión entre el presidente del Congreso y el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, que no sirvió para acercar posiciones. Un encuentro que vino precedido de un intercambio de cartas entre López y la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría. La comparecencia de Rajoy sobre los refugiados acabará previsiblemente sirviendo de escenario para que se escenifique ese frente de todos los grupos contra el PP en la exigencia de una fiscalización de su gestión. Que el propio presidente del Congreso reconoció que no puede ser «la ordinaria», aunque rechaza que quede en el nivel de secretarios de Estado. No obstante, desde el PP confían en que sea también una oportunidad para que Rajoy, además de «cumplir con sus obligaciones», recupere iniciativa política.