Rajoy rechaza un cambio en la Carta Magna rumbo a «no se sabe dónde»

La Razón
La RazónLa Razón

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, rechazó ayer desde Bruselas de forma contundente la propuesta del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de resolver el problema de Cataluña a través de una reforma constitucional para un estado federal.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, rechazó ayer desde Bruselas de forma contundente la propuesta del líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, de resolver el problema de Cataluña a través de una reforma constitucional para un estado federal. Según aseguró Rajoy, el conflicto catalán no se resuelve con una medida como ésta porque «no se están planteando temas constitucionales sino la soberanía nacional».

Aunque en el pasado se han producido dos reformas de la Constitución, en este momento, no hay ni «consenso suficiente» ni un «objetivo claro y determinado» para reformarla de nuevo. Por ello, Rajoy apostó por mantener la estabilidad política e institucional, sobre todo en estos momentos en que ya se adivina la salida de la crisis. Ahora, «no es lo mejor» embarcarse en una reforma constitucional rumbo a «no se sabe dónde», dijo.

El presidente del Gobierno, que insistió en que ha tenido diversos contactos con el líder de la oposición en los últimos tiempos, dijo que no conoce el contenido de la reforma federal que propone el Partido Socialista, pero insistió en que el modelo autonómico español ya «va mucho más allá» de los modelos federales. A la actual Constitución española, mantuvo, «yo la voy a defender porque creo en ella (...) porque España es la nación más vieja de Europa, porque hemos vivido siempre juntos, porque juntos nos ha ido bien con nuestras dificultades y nuestros problemas, porque hay muchos retos por delante», sostuvo.