Rajoy y Rivera mantienen «llamadas de aproximación» el fin de semana

C’s insiste en no dar el «sí» en segunda vuelta y ve «más que posible» la investidura a final de mes

Rivera, en rueda de prensa tras la reunión con Rajoy después de las elecciones
Rivera, en rueda de prensa tras la reunión con Rajoy después de las elecciones

C’s insiste en no dar el «sí» en segunda vuelta y ve «más que posible» la investidura a final de mes

Esta semana se presumía como crucial para la formación de gobierno. Sin embargo, parece que será, simplemente, una semana más. Este fin de semana, Mariano Rajoy ha llamado en diversas ocasiones a Albert Rivera, pero, según fuentes de Ciudadanos conocedoras de las conversaciones, «son solamente llamadas de aproximación. No hay conversaciones y no votaremos que sí en la segunda votación». «Nosotros nos hemos movido, ahora les toca a otros, a los socialistas. O se mueve el PSOE o estamos abocados a nuevas elecciones». La reflexión de la ejecutiva de Albert Rivera es clara: «No queremos un gobierno del PP, pero tiene que haber un gobierno del PP si no queremos nuevas elecciones. El PSOE es decisivo en este escenario porque Ciudadanos ha dado un gran paso. Pero, Ciudadanos no es decisivo con sus votos. Nosotros nos hemos movido ahora tienen que moverse otros que sí tienen los votos».

Con esta posición sobre la mesa, Ciudadanos mantiene la tensión y la semana crucial se diluye en el tiempo como una semana más. Los socialistas siguen atrincherados en el «no» a Rajoy. Sánchez mantiene silencio sepulcral y no se atisban movimientos. «Si no mueve pieza, no correrán los plazos y el artículo 99 será el centro de atención», apuntan las fuentes consultadas, que están convencidas de que Rajoy hará «un pasa palabra» en su reunión con el Rey en la Zarzuela. «Es más que posible que la investidura se retrase hasta finales de mes y que se suspenda la posibilidad de realizarla el dos de agosto», aunque no es la única posibilidad porque «Rajoy todavía no ha dicho qué hará si no tiene los apoyos, algo más que probable». En este contexto, la investidura prevista para el 2 de agosto queda en el alero a expensas de la decisión del candidato Rajoy. Por eso, los naranjas deslizan otro escenario en el que «Rajoy entienda que tiene que presentarse a una primera investidura y perderla, como la perdió Sánchez. No es una tontería, Sánchez quiere ver perder a Rajoy. Si esto sucede tendría más importancia de lo que parece porque situaría al PSOE en otra tesitura más favorable a permitir la formación de gobierno».

Además, en C’s creen que el PSOE tiene otro problema añadido porque está sobre la mesa «una pugna sorda por ser el referente de la oposición». «Los socialistas tienen más escaños que Ciudadanos, pero saben que los naranjas tienen una posición ideológica más operativa y si Ciudadanos no entra en el gobierno se mantiene en la oposición, los socialistas no conseguirían atraer a los descontentos con el nuevo gobierno. Sería Ciudadanos quien podría atraerlos. Por eso, los socialistas quieren a Ciudadanos en el gobierno. Quieren ser los líderes de la oposición y quieren ser los beneficiarios de la confianza de los descontentos. Que Ciudadanos esté fuera del gobierno no es un escenario deseado.

En la formación naranja denuncian «una presión organizada y brutal», para que cambien el sentido de su voto. «De repente, muchos agentes influyentes dicen lo mismo. Que debíamos votar sí y entrar en el gobierno. Es evidente que alguien lo ha movido, pero en ningún momento se nos ha ofrecido una vicepresidencia ni varias carteras. Son sólo mentiras en circulación», afirman dirigentes de la formación de Albert Rivera. De las conversaciones con Rajoy se desprende, según las fuentes consultadas, que «Rajoy ha tanteado el «sí» de Ciudadanos. Ha preguntado si Ciudadanos contempla la posibilidad de cambiar al voto afirmativo. Y se le ha respondido. Dar ahora el «sí», significaría también plantear el debate sobre la propia figura de Rajoy al frente del ejecutivo. Rajoy lo ha entendido. Sabe que la vía de C’s no tiene más alternativas». Es decir, se lanza, de nuevo, un mensaje al PP en la línea de «si queréis gobernar con nuestro sí, la cabeza de Rajoy está en cuestión».

La dirección de Ciudadanos confirma que «el jueves le diremos al Rey que nos abstenemos en la segunda votación». La afirmación es contundente. No hay puertas abiertas y sólo miradas hacia la dirección socialista. La declaración de varios ex ministros socialistas favorables a la formación de un gobierno ha sido bien recibida en el cuartel general naranja, lo que les permite insistir en «si no se mueve el PSOE, elecciones». Una abstención que no corre peligro a pesar de los acuerdos del PP con los nacionalistas. «La confianza entre ambas formaciones ha quedado tocada. El PP se ha acercado a los separatistas y les ha echado una mano llamándolos nacionalistas. Su pacto no ha puesto en peligro nuestra abstención, pero sí más allá de la Mesa del Congreso, nosotros nos la replantearíamos», afirman fuentes de la dirección de C’s. Lo que provoca resquemor es que desde el PP se insinúe que C’s estaba al corriente de los pactos: «Es muy feo que se hagan estas afirmaciones porque son simplemente falsas. C’s no ha pactado ni pactará con los separatistas que ahora el PP quiere endulzar llamándolos nacionalistas».