Rebelión de los barones del PP contra la propuesta de Sánchez-Camacho

La Razón
La RazónLa Razón

Las críticas a la propuesta de Sánchez-Camacho, que sugería dar a Cataluña una financiación "singular", no se han hecho esperar y muchas de ellas han llegado de otros barones de su partido.

Así, el presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, se ha mostrado en desacuerdo con la posibilidad de diálogos a dos "para financiar mejor sólo a algunas comunidades autónomas"y ha advertido de que en la revisión del modelo de financiación "no cabe trato a favor absolutamente a nadie".

Madrid, la más dura

Más duro ha sido el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que ha advertido hoy de que pedirá que se consulte a los madrileños qué "régimen"de financiación quieren "si alguien tiene la tentación de dar un régimen fiscal a la carta"a Cataluña.

Tras una visita a las instalaciones de Renault España en Madrid y tras ser preguntado por la propuesta de "modificación profunda del modelo de financiación"que hoy ha planteado en el comité de dirección del PP la líder del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, González ha señalado que los madrileños "tienen derecho"a esta consulta "con el esfuerzo que están haciendo y el agravio que están recibiendo".

"Si alguien está dispuesto a reconocer regímenes financieros a la carta a cualquier territorio que ahora esta en régimen común, estoy seguro de que los madrileños también tendrían derecho y querrían decidir su modelo de financiación, que ahora es injusto, perjudicial y daña a esta comunidad", ha declarado el presidente regional.

Ha añadido que si se da esa circunstancia, él será el primero que defenderá la consulta a los madrileños y ha recalcado que lo hará "si es que alguien tiene la tentación de acabar con el modelo actual, que dificulta el modelo autonómico que está en la Constitución".

González ha dicho que los madrileños son los que "tiene más derecho"a pedir "su régimen a la carta"porque, ha afirmado, son los que "están más penalizados"por un sistema "heredado"de la etapa socialista, que les "penaliza"económicamente y que, a pesar de ser los "más solidarios", hace que sean los que "reciben menos recursos"para pagar los servicios públicos.

Para el presidente regional, cambiar "dinero por soberanía es inadmisible, es un error"como también lo es, en su opinión, introducir "modelos de financiación a la carta"y más si detrás de ellos existen "pretensiones soberanistas que no tienen encaje en la ley".

También han llegado críticas de otras comunidades como Aragón, cuyo gobierno ha dicho estar "profundamente en desacuerdo"con la propuesta del PPC, o Extremadura, donde el PP regional ha señalado que el concepto que debe primar en el nuevo sistema es el que recoge la Constitución, la solidaridad.

Los 'populares' de las Islas Canarias se han expresado en esta misma línea. Su secretario general, Asier Antona, ha defendido que se revise el modelo de financiación porque es también muy perjudicial para Canarias, pero ha insistido en que el "sitio"para hacerlo es el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF), en el que participan todas las autonomías y el Gobierno.

Desde Galicia, el portavoz parlamentario, Pedro Puy, ha advertido de que ninguna reforma de la financiación "debe olvidar"el principio constitucional de redistribución entre autonomías, aunque ha admitido no conocer en profundidad la propuesta de Sánchez-Camacho como para pronunciarse.

Puy ha subrayado que él es de los que "piensa"que "algunas especificidades"de comunidades como la lengua o el derecho foral "podrían ser tratadas a lo largo del tiempo de una manera que evitaría que ahora hubiese reacciones excesivas por parte de los movimientos soberanistas".