Rubalcaba ofrece su colaboración al Gobierno, pero reclama más diálogo

La Razón
La RazónLa Razón

cabranes- En una rueda de prensa celebrada ayer en la localidad asturiana de Torazo, en el concejo de Cabranes, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quiso dejar clara su posición con respecto a la polémica generada entre España y Reino Unido por las largas colas formadas en la frontera gibraltareña tras el incremento de los controles por parte de las fuerzas de seguridad españolas, y acerca de la colocación en el fondo marino de grandes bloques de hormigón con pinchos que impiden faenar a los pescadores andaluces en el área de la Línea de La Concepción.

El líder de la oposición manifestó que su posición es «clara» y que el Gobierno cuenta con «toda la colaboración» del PSOE. En su opinión, las autoridades del Peñón, que «tienen que cumplir la ley», están cometiendo «un error detrás de otro».

Sin embargo, la actitud adoptada en respuesta por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, no le parece la más adecuada.

«Los excesos verbales y la diplomacia no caminan de la mano», declaró el líder socialista, que cree que esta clase de fricciones sólo pueden resolverse «dialogando».

Añade, además, que la escalada de tensión vivida en las últimas semanas «es un asunto desgraciado que se ha gestionado muy mal».

Aprovechó también la ocasión para anunciar también que su agrupación pedirá «información exhaustiva» al Gobierno de España.

Pero a pesar de que Rubalcaba sólo cuestiona las formas, y no el fondo de lo acontecido, lo cual describe como «un tema de Estado», sus compañeros de partido en Andalucía no están del todo de acuerdo con él.

Así, el secretario de Organización del Partido Socialista en Andalucía, Juan Cornejo, alejándose de la visión del máximo responsable de su formación, afirmó ayer que lo ocurridos sólo es una «cortina de humo informativa» que el Partido Popular ha decidido inventarse «para desviar la atención del "caso Bárcenas"».

Un diputado de amaiur se alía con Picardo

Por si Fabian Picardo no tuviera ya suficientes aliados, ayer fue un diputado de Amaiur, Jon Iñarritu, el que se puso del lado llanito. El parlamentario abertzale no sólo se ha reunido estos días con el vicepresidente de Gibraltar, sino que además reclama «respeto a la voluntad del pueblo gibraltareño». Además, asegura que el PP trata de «crear conflictos artificiales que perjudican a los ciudadanos con tal de desviar la atención sobra la grave crisis que vive el Estado y en particular el partido en el Gobierno».