Santamaría: «Cuando gobiernan los que no ganan, acaba no gobernando nadie»

La vicepresidenta del Gobierno ha afirmado esta mañana, en relación a la elección directa de alcaldes, que tiene previsto proponer el PP dentro de una reforma electoral, que "cuando gobiernan los que no ganan, acaba no gobernando nadie".

La vicepresidenta del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría, ha afirmado esta mañana, en relación a la elección directa de alcaldes, que tiene previsto proponer el PP dentro de una reforma electoral, que "cuando gobiernan los que no ganan, acaba no gobernando nadie, y ese Ayuntamiento está abocado, muchas veces, al fracaso".

Sáenz de Santamaría ha realizado estas manifestaciones en su intervención en la Convención de Alcaldes y Portavoces del PP de La Rioja, que se ha desarrollado en Logroño. En el acto, también ha tomado la palabra el presidente del Gobierno riojano, Pedro Sanz, y la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra.

Ha asegurado que en la reforma electoral "nos guían unos principios básicos, la ejemplaridad, la transparencia, la responsabilidad, la moderación y la cercanía al ciudadanía", proponiendo que el ciudadano "os pueda controlar, porque somos más transparentes y que puedan elegir directamente a quien tiene que representarle".

La vicepresidenta del Gobierno ha censurado las últimas declaraciones del PSOE acerca de que no se iba a sentar con el Ejecutivo para hablar de la reforma electoral. "No me parece el mejor procedimiento para hablar de calidad de la democracia y de la regeneración democrática", al tiempo que ha abogado por sentarse a dialogar y "luego ya se ganará o se perderá el debate, pero con argumentos, que es como lo hacen los partidos que no tienen miedo a debatir".

Ha recordado que el Gobierno, en este punto, lleva dos leyes, control financiero de los partidos "con muchas medidas como eliminar donaciones de las personas jurídicas, ser más transparentes"y el Estatuto de los altos cargos "ejemplaridad y rendición de cuentas".

A partir de ahí, "queremos hablar de aforados, control de los indultos, gastos electorales o de la reforma electoral". Por ello, "debemos hablar de lo que sea bueno para la regeneración democrática, y cada uno que lo defienda con los argumentos que estime pertinentes".