Sentido homenaje a las víctimas de Hipercor

El Ayuntamiento organiza por primera vez un acto en recuerdo a los fallecidos en el atentado de 1987 y sin parlamentos políticos

Los familiares de las víctimas depositaron ofrendas en cada una de las 21 sillas vacías acompañados de música de piano.
Los familiares de las víctimas depositaron ofrendas en cada una de las 21 sillas vacías acompañados de música de piano.

Este lunes, mañana, se cumple en Barcelona una triste efeméride con el 30 aniversario del atentado de ETA en Hipercor, que provocó 21 muertos y 45 heridos.

Este lunes, mañana, se cumple en Barcelona una triste efeméride con el 30 aniversario del atentado de ETA en Hipercor, que provocó 21 muertos y 45 heridos. Para homenajear a las víctimas, el Ayuntamiento organizó un modesto y emotivo acto en el Parque de Can Dragó, justo donde se encuentra el monolito que recuerda a los muertos de aquel atentado. Durante el memorial, acompañado de música y danza, los familiares pudieron realizar una ofrenda a las víctimas.

Es la primera vez que el Ayuntamiento organiza un acto institucional para rendir homenaje a las víctimas del atentado de Hipercor, perpetrado en 1987 por ETA. Sin embargo, para ceder precisamente el protagonismo a los familiares de las víctimas, no hubo parlamentos políticos. Así, el acto constó de una suerte de “performance” con juegos de espejos y un piano como telón de fondo. Las familias depositaron objetos en cada una de las 21 sillas vacías que se colocaron como recuerdo a los ausentes. El acto terminó con una lluvia de pétalos rojos sobre el monolito. Además, el Ayuntamiento ha instalado un atril explicativo del atentado ante los almacenes de Hipercor, en la avenida Meridiana. La propuesta pretendía generar una interacción y una identificación entre los ciudadanos y las víctimas ya que el ataque fue directamente contra la población y sólo contra la población, por lo que cualquier persona podría haber estado ese día en el lugar de los hechos.

Al finalizar el acto, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, visiblemente emocionada, dedicó un tiempo a escuchar y a hablar con los familiares de las víctimas, que le agradecieron que el foco del homenaje fuera para las personas y no en para los discursos de los políticos. Es el caso de Alberto Güell, que perdió a su madre en el atentado de Hipercor cuando sólo tenía 13 años, y que destacó que «los familiares de las víctimas echábamos de menos un acto así en el que los políticos se queden a un lado, en un segundo plano». Quien más quien menos ha dejado claro que, pese a los años pasados, el recuerdo de lo que ocurrió aquel 19 de junio de 1987 todavía está muy vivo y que el dolor aflora cuando se tira la vista atrás.

Además de los regidores del Ayuntamiento, asistieron la ceremonia el director general de los Mossos d’Esquadra, Albert Batlle, en representación de la Generalitat, y miembros de los tres cuerpos policiales, la Guardia Urbana, la Policía Nacional y los Mossos, y el comisionado de memoria del Ayuntamiento, Ricard Vinyes.

Para preparar el acto, el comisionado de Programas de Memoria, Ricard Vinyes, se ha reunido con cada una de las familias afectadas y, entre todos, decidieron el programa del memorial, celebrado ante el monolito que recuerda las 21 personas que perdieron la vida durante el ataque terrorista.

En diciembre, se estrenará una exposición en el recinto de la Fabra i Coats, comisariada por el periodista Francesc Valls, con motivo de la efeméride. La muestra narrará los hechos y el contexto histórico en que se produjo la explosión del coche bomba colocado por el comando Barcelona de ETA. La propuesta quiere profundizar en el conocimiento del atentado y poner de manifiesto la falta de acompañamiento y apoyo que han sentido las víctimas y los familiares durante estos 30 años.

El Gobierno, la Generalitat, el Ayuntamiento de Barcelona y el Parlament se están volcando estos días en conmemorar por separado el 30 aniversario del atentado de Hipercor, Están previstos diferentes actos mañana con la presencia de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáez de Santamaría, el presidente catalán, Carles Puigdemont, el ministro de Interior, Juan Ignacio Zoido, el lehendakari Iñigo Urkullu, el conseller de Interior, Jordi Jané, y el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo.