Solicitan 40 años para un etarra por planear matar a Patxi López con un fusil

El acusado tenía previsto atentar contra los dos ex altos cargos del Gobierno vasco el 19 de junio de 2010

El presunto etarra Tomás Miguel Madina Echevarría, "Basurde", se enfrenta mañana a una petición del fiscal de 40 años de cárcel por planear asesinar en 2010 al entonces lehendakari Patxi López -hoy presidente del Congreso-, y al exconsejero de Interior vasco Rodolfo Ares con un fusil de mira telescópica.

El presunto etarra Tomás Miguel Madina Echevarría, "Basurde", se enfrenta mañana a una petición del fiscal de 40 años de cárcel por planear asesinar en 2010 al entonces lehendakari Patxi López -hoy presidente del Congreso-, y al exconsejero de Interior vasco Rodolfo Ares con un fusil de mira telescópica.

En el juicio, que se celebrará en la sede de la Audiencia Nacional de San Fernando de Henares, el fiscal Miguel Ángel Carballo expondrá que Madina, experto tirador de arma larga aficionado a la caza mayor, tenía previsto atentar contra los dos ex altos cargos del Gobierno Vasco el 19 de junio de 2010, coincidiendo con el primer aniversario del asesinato del inspector Eduardo Puelles.

El atentado no se llegó a perpetrar al haber intervenido las fuerzas de seguridad meses antes en Portugal un rifle que iba dirigido al comando Otazua, autor del asesinato de Puelles.

Según el fiscal, que acusa a Madina de un delito de participación activa en organización terrorista y de dos de asesinato terrorista en grado de conspiración, el lugar desde el que éste tenía previsto disparar era el Parque Larreagaburu en Bilbao.

Al parecer, este lugar es "idóneo para cometer el atentado usando mira telescópica", ya que se encuentra a 300 metros de donde iba a celebrarse el homenaje a Puelles, además de ofrecer "fácil huida en menos de dos minutos".

Como prueba de ello, el escrito hace referencia a la presencia del acusado en ese parque, "planeando el atentado", el 17 de septiembre de 2009 y a donde llegó "tras varias contramarchas y giros repentinos"con los que pretendió eludir la vigilancia policial, según consta en un informe de la Guardia Civil.

Antes de la fecha prevista para el atentado, relata el fiscal, el acusado fue convocado a dos citas con miembros de ETA en Francia que finalmente no llegaron a materializarse al coincidir con las detenciones de los exdirigentes etarras Mikel Garikoitz Aspiazu, "Txeroki", y Jurdan Martitegui.

Posteriormente, en mayo de 2010, "Basurde"se dirigió a la cima del monte Ganekogorta, concretamente al punto geodésico donde se ubica la mesa de orientación, en la que colocó una naranja mientras se comía una manzana y tras esperar un cuarto de hora abandonó el lugar sin llegar a tener contacto con nadie.

El fiscal explica que si bien esta actitud en apariencia "pudiera corresponder con una actividad deportiva al uso", en realidad se trata del "modus operandi"que ETA utiliza en sus citas entre militantes.

De hecho, así lo corroboraron los miembros del Otazua cuando admitieron que habían quedado ese día con una persona de 45 años, que en el servicio militar había sido "tirador selecto", y que debía aparecer en la cima del monte "con una pieza de fruta en la mano y un gorro rojo".

La finalidad de estas citas, acordadas por el entonces líder de la banda Mikel Kanikoitz Carrera Sarobe, "Ata", "era contactar con el acusado"para planear la citada acción terrorista, pero ninguna de ellas se materializó por la "profunda crisis interna"en la que estaba sumida ETA en esos años, en los que se produjeron "varias descoordinaciones entre los responsables"en Francia y los comandos.

A la identificación y posterior detención de Madina, que se produjo en junio de 2014, se llegó a raíz del arresto en Francia, en 2008, de "Txeroki", a quien se le incautó una agenda en la que figuraba la anotación "BAS", relativa a un miembro de la banda que en ese momento no se pudo identificar y que luego resultó ser el acusado.

Un año después se detuvo en Francia a otros tres etarras a los que se incautaron anotaciones en las que se hablaba de un cursillo de formación para "Basurde"que se iba a producir el 1 de agosto en la localidad francesa de Castres.

Ese día se estableció un dispositivo de vigilancia en la citada localidad y apareció Madina, que se reunió con otro hombre, luego identificado como miembro de ETA y con quien estuvo hasta el día siguiente, cuando abandonó Francia y regresó a Galdakao (Vizcaya).

Desde entonces se puso en marcha una vigilancia estrecha a Madina y se averiguó que tenía licencia de armas de caza y que era un "tirador selecto de arma larga"y, de hecho, en el registro de su casa, fueron intervenidos tres rifles y una mira telescópica.