Todos los días sin IVA

Los gibraltareños que viven en España se descuentan en la aduana con un simple trámite el 21% de todas sus compras en grandes superficies

A los ciudadanos del Peñón les basta con presentar las facturas, selladas por las tiendas como «tickets de turista», para que les reintegren el IVA
A los ciudadanos del Peñón les basta con presentar las facturas, selladas por las tiendas como «tickets de turista», para que les reintegren el IVA

LA LÍNEA DE LA CONCEPCIÓN - ¿Se imaginan que sólo por acudir a una ventanilla les descontaran el IVA de todas sus compras? No se trata de la oferta de una conocida tienda de informática. Es el permanente privilegio que tienen los ciudadanos del Peñón que viven por todo el Campo de Gibraltar (Algeciras, La Línea de la Concepción, Sotogrande, La Alcaidesa, Santa Margarita, etc...) y que tan sólo tienen que acudir a la Verja y acercarse a la «Zona de devolución del IVA» en la aduana para que les devuelvan el Impuesto de Valor Añadido de todas sus compras. ¿Los requisitos? Tener obviamente carné de Gibraltar y presentar las correspondientes facturas, selladas por los establecimientos como «tickets de turista».

Cada vez son más las voces de ciudadanos en los pueblos cercanos al Peñón que alertan de esta situación desfavorable para los gaditanos. «A esta gente que tiene mejores sueldos y que cuenta con pleno empleo en su territorio, encima le salen las cosas un 21 por ciento más baratas», apunta Luis, el camarero de un restaurante de La Línea de la Concepción. Y como el suyo, es el sentir mayoritario de los que conocen esta situación, que para la opinión pública –señala– «no es muy conocida pese a ser habitual». «Ellos no son turistas, viven aquí; es un fraude», sostiene otro vecino.

Con la entrada de Reino Unido en la Unión Europea (UE) en 1973, Gibraltar inició una serie de negociaciones para beneficiarse de fondos europeos en diversas materias como la agricultura. Pero, finalmente, no se aprovechó de dichos fondos, aunque sí consiguió quedar fuera del territorio aduanero y del espacio Schengen de la UE. En la práctica, eso significa que el Peñón sigue teniendo una aduana con España, por lo que la normativa europea dicta que del producto que se compra dentro del territorio aduanero y se va a llevar fuera del mismo se puede descontar el IVA. Hay que mencionar que Ceuta, Melilla y Canarias también quedan al margen de este territorio aduanero y no se aplica el IVA, por lo que se les reintegra este impuesto cuando compran en la Península. La trampa, por así decirlo, es que los productos no se llevan fuera del territorio aduanero donde se han adquirido, en este caso España, entre otras cosas porque muchos de los gibraltareños que se benefician de ello viven en el Campo de Gibraltar.

Eso sí, hay unos ciertos requisitos, pero nada fuera de lo común. Sólo se aplica a compras realizadas en grandes superficies, no en pequeños y medianos comercios, por lo que es habitual ver a los llanitos hacer su compra diaria en España. Además, también se exige un importe mínimo de 90,15 euros. ¿Y qué es lo que adquieren? Pues, desde la compra semanal –puesto que el régimen alimenticio de los gibraltareños es muy parecido al nuestro– hasta telefonía móvil, pasando por televisiones o ropa. «A lo mejor en un artículo sólo no compensa, pero en una compra de 2.000 euros ya es un ahorro importante», asegura un comerciante. Y esta discriminación cotidiana, sumada al alto nivel de desempleo en la provincia, indigna si cabe aún más, dada la situación «dramática» de muchas familias españolas de La Línea, que «tienen que hacer encaje de bolillos para comprar en el supermercado», apunta un vecino.