Torres compara los foros de Nóos con los del G-8 para negar que su coste fuese «desmesurado»

El ex socio de Urdangarín comparece por última vez tras 25 horas de declaración

El exsocio de iñaki Urdangarin, Diego Torres, continúa, por cuarto día consecutivo, su interrogatorio.

Contradice así la versión que dio al tribunal el expresidente balear Jaume Matas.

En su cuarta y última jornada ante el tribunal y tras más de 25 horas de declaración, Diego Torres defendió ayer que el coste de los congresos organizados por el Instituto Nóos en Valencia y Baleares, por los que la asociación sin ánimo de lucro percibió 6,2 millones de euros, «de ninguna manera es desmesurado», sino que está «sustancialmente por debajo del precio de mercado».

El ex socio de Iñaki Urdangarín comparó incluso ese desembolso con los costes de la cumbre del G–8 («1.100 millones y sólo se reúnen ocho personas»), el Foro de las Culturas en Barcelona (240 millones), el Congreso de la Lengua Española celebrado en Panamá en 2013 (2,4 millones «y sólo se reúnen 70 académicos») y la entrega de los Premios Laureus, también en la ciudad condal (con un coste, dijo, de 4,7 millones). Asimismo, hizo hincapié en el apoyo explícito del Comité Olímpico Internacional (COI) a esos foros sobre turismo y deporte (se llegó a exhibir en la sala un vídeo de la participación en uno de esos congresos de Juan Antonio Samaranch Jr. avalando la iniciativa).

En relación precisamente con el precio de esos foros, negó que –como mantiene Hacienda– exista una duplicidad de facturas (por servicios que se habrían cargado al mismo tiempo a los congresos de Valencia y Baleares). «No hay ninguna duplicidad de facturas, de ningún tipo», afirmó a preguntas de su abogado, Manuel González Peeters.

Torres volvió a insistir en que en Nóos «no se hacía nada, ni siquiera un almuerzo» o «la compra de una impresora», sin la supervisión del ex secretario de las infantas Carlos García Revenga. Era, dijo, «la principal persona de contacto diario», aunque no la única. Gracias a ese «control total» (que demuestran, según él, 250 correos aportados a la causa), en el que «nunca hubo ningún reproche», añadió, «teníamos una tranquilidad adicional».

El procesado –que se enfrenta a una petición de condena de 16 años y media por parte de la Fiscalía– defendió la labor del Instituto Nóos, que según explicó figuraba entre las consultorías en temas deportivos «más reputadas a nivel internacional», según el ránking de la escuela de negocios Esade.

Igualmente, negó que, como aseguró Jaume Matas, los 300.000 euros que pagó el Govern balear a Nóos Consultoría por poner en marcha una oficina de seguimiento del equipo ciclista Illes Balears fuese una comisión para el ex duque de Palma. «De ninguna manera», contestó Torres a preguntas del abogado de Iñaki Urdangarín, Mario Pascual Vives.

El letrado le preguntó también por determinados trabajos cuestionados por la Agencia Tributaria y que Anticorrupción considera ficticios. El ex socio del marido de la Infanta calificó de «absolutamente inexplicable» y «asombroso» que Hacienda (que, reconoció, le ha hecho 26 inspecciones a lo largo de su vida) «repute como falsas» facturas que se corresponden, insistió, con trabajos por labores de consultoría «que sí se llevaron a cabo». «¿Con qué criterio se dice que estas facturas son falsas y no el resto de mis más de veinte años en labores de consultoría?», se preguntó Torres.