Trías no tiene «ni idea» de si las fotocopias son auténticas

Jorge Trías a su llegada hoy a la Audiencia Nacional de Madrid
Jorge Trías a su llegada hoy a la Audiencia Nacional de Madrid

El ex diputado del PP Jorge Trías Sagnier aseguró ayer al juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz –ante el que declaró como testigo por la supuesta contabilidad «B» de la formación que no tiene «ni idea» de si los «papeles de Bárcenas» son auténticos e insistió en que él únicamente ha visto unas fotocopias. En su comparecencia de casi dos horas, el letrado explicó que en 2010 se reunió en el hotel Santo Mauro de Madrid con Bárcenas, que ya había dimitido de su cargo por el «caso Gürtel», y un subdirector de «El País» y enseñó a ambos esa documentación «o una muy parecida» que identificó con una «contabilidad paralela» del PP en la que figuraban entregas en efectivo a dirigentes del partido en concepto de «complementos o gratificaciones». Lo hizo, según les contó, porque «estaba enfadado con Cospedal y quería apoyar a Rajoy» en una supuesta pugna interna en la formación y con el objetivo de «parar a "El País"porque le estaba martirizando». «Ésa es la primera vez que los vi, pero no les di importancia», explicó, según fuentes jurídicas.

En la primavera de 2011, Bárcenas le llevó esos papeles a su despacho profesional porque él mismo se lo pidió para que le diera «más explicaciones». En ese encuentro, pudo examinarlos a solas «durante dos o tres horas» y comprobó que no le cuadraban «las donaciones en "B"con la contabilidad "A"del partido ni los pagos en metálico». «¿Usted vio la contabilidad "A"del partido?», le preguntó Ruz. «No», contestó. «Entonces, ¿con que lo compara?», insistió el magistrado. «Yo no sé con qué lo comparo», replicó un tanto confuso Trías, quien se limitó a añadir que le dijo a Bárcenas «que no veía delito fiscal pero que era un escandalazo político».

«Me llamó la atención que en los cobros había gente muy importante del partido y respecto a los pagos, que las cantidades eran pequeñas en comparación por ejemplo con el 3% de CiU». Eso sí, negó que hiciera fotocopias de los documentos. Bárcenas le contó en ese encuentro, aseguró Trías al juez, que él «había pagado cantidades en metálico» y le confesó la existencia de una supuesta «doble contabilidad de la que estaba al tanto Álvaro Lapuerta». El ex senador negó que él hubiese percibido pagos en «B». «Jamás he cobrado en negro, y la prueba es mi pedazo de sueldo», habría asegurado Bárcenas. El abogado explicó al juez que en esas dos ocasiones lo que vio «eran fotocopias». «¿Y quién tiene los originales?», preguntó Ruz. «Según me dijo Bárcenas, los tenía Lapuerta». El ex senador también le confesó que se había llevado «nueve o diez cajas» de información del PP. «¿Dónde están?», se interesó el magistrado. «No lo sé y si lo supiera sería un delito», zanjó.

¿Por qué se los entregó a él? «Teníamos muy buena relación y él sabía, además, que yo también la tenía con el juez Antonio Pedreira, instructor del ''caso Gürtel", pues Bárcenas estaba agobiadísimo y muy preocupado por la imputación de su mujer», contestó Trías según fuentes presentes en la declaración. Pedreira retiró la imputación a la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, en mayo de 2010, aunque posteriormente la Audiencia la volvió a imputar.

Según el abogado, los pagos «estaban generalizados desde hace muchos años y en el PP lo sabía todo el mundo». Sin embargo, Trías no dio ningún nombre, al igual que dejó claro que no sabe quién pudo filtrar los «papeles de Bárcenas». Él, insistió, no fue. «Yo nunca he dicho eso», se defendió. «Lo único que les pido –rogó a los periodistas al terminar su declaración– es que no me sigan, porque yo estoy aquí por decir la verdad y se está demostrando; bastante ya he tenido».