Un etarra pide ser expulsado de su propio juicio en protesta por la redada contra Herrira

El jefe del comando Otazua de ETA Daniel Pastor Alonso ha pedido ser expulsado de la sala de la Audiencia Nacional que le juzga por el asesinato en 2008 del brigada de Ejército Luis Conde, en rechazo a la "represión en las calles"como la redada de ayer contra Herrira.

Pastor, que se sienta en el banquillo de los acusados junto a Iñigo Zapirain y Beatriz Etxeberria por el asesinato del brigada de Ejército con un coche bomba colocado en el Patronato Santoña (Cantabria), se ha negado a declarar y responder a las preguntas.

"No voy a responder ninguna pregunta de este tribunal que defiende el amparo de la tortura y mucho menos en el día hoy, que se han incumplido los derechos de los ciudadanos y ciudadanas vascas con represión en las calles", se ha limitado a decir en alusión a la detención ayer en las tres provincias vascas y Navarra de 18 miembros de Herrira, la organización de apoyo a los presos etarras.

Después de pronunciar esta frase Pastor ha pedido de forma voluntaria ser expulsado de la sala. Tanto Daniel Pastor, alias "Txirula", como Iñigo Zapirain, "Aritxa"y Beatriz Etxeberria, "Kot", se enfrentan a penas que suman 486 años de cárcel por asesinato terrorista consumado y en grado de tentativa por las otras 25 personas que se encontraban en el edificio cuando se detonó la bomba, siete de ellas heridas en la explosión.

Zapirain y Etxeberrria también se han opuesto a declarar al entender que el tribunal no tenía legitimidad. Los tres acusados ya fueron condenados en 2009 a 45 años de prisión por el asesinato del inspector de Policía Eduardo Puelles y a 31 por atentar contra el escolta Gabriel Ginés en 2007.