Un militar español, herido leve tras un ataque con granadas en Bangui

Un blindado español patrulla por Banghi, en la República Centroafricana.
Un blindado español patrulla por Banghi, en la República Centroafricana.

El capitán se encontraba al mando de una patrulla de la Fuerza de Operaciones Especiales en Bangui, capital de la República Centroafricana, cuando se encontraron con personal local armado en actitud hostil.

El miércoles, un equipo de militares españoles del Mando de Operaciones Especiales (MOE) regresaba de una patrulla por el distrito 3 de Bangui, la violenta capital de República Centroafricana. Viajaban a bordo de dos vehículos «Lince» con destino al campamento de la misión EUFOR RCA, cuando se encontraron con un grupo local armado en actitud hostil, algo nada extraño en esta ciudad, pues han sido varios los enfrentamientos o emboscadas que han sufrido desde finales de mayo tanto los efectivos del MOE como los del Grupo de Acción Rápida (GAR) de la Guardia Civil.

En el lugar se encontraban cinco vehículos de la Misión Multidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización de República

Centroafricana (MINUSCA) y de la operación «Sangaris» de Francia. El jefe de la Unidad Operativa española, el capitán L. C. L., instó a los rebeldes que se desarmasen, momento en el que comenzó un intercambio de disparos entre los locales y los franceses, que respondieron con sus ametralladoras pesadas. Uno de sus vehículos recibió el impacto de una granada sin consecuencias y como el capitán español observó que continuaban apuntando a la patrulla francesa, ordenó abrir fuego, consiguiendo abatir a uno de ellos, siempre cumpliendo las reglas de enfrentamiento marcadas. Todos los efectivos españoles abandonaron sus vehículos para cubrirse mientras les lanzaban granadas de mano, sin que en un primer momento causasen daño alguno. Sin embargo, minutos después una granada de RPG-7 impactó cerca del lugar donde se encontraba el capitán L. C. L.,hiriéndole levemente.

Inmediatamente fue trasladado a la base (una antigua fábrica textil denominada UCATEXl) para una primera revisión y de ahí al hospital «Role 2» de la misión, que se encuentra situado en el aeropuerto de M’Poko, en donde el personal internacional le atendió de las heridas que sufrió en un brazo y en la espalda, y consiguió quitarle las esquirlas. A última hora de ayer, el capitán continuaba ingresado en el hospital a la espera de valorar si se llevaba a cabo su repatriación. El contingente español en República Centroafricana está formado por 96 efectivos: 60 del MOE, 25 del GAR y 11 en los cuarteles de Bangui y Larissa (Grecia).