Política

Otegi abandona la prisión «como independentista»

El exdirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi ha afirmado al salir de la prisión de Logroño, que «hoy sale un preso político de una cárcel española».

Publicidad

Arnaldo Otegi fue saludado a su salida de la prisión de Logroño con el tradicional grito de guerra del entorno etarra, “Jo ta ke, irabazi arte” (Dale hasta conseguirlo), igual que los asesinos que han vuelto a sus pueblos después de cumplir sus condenas. Su autopresentación, a las puertas de la cárcel, como “preso político” y su mensaje de que “la paz es el camino” no encajan bien con la historia y, curiosamente, ha sido un comunicado de Ezker Ainitza, la IU vasca, el que ha denunciado con más claridad el intento de que “los responsables de conflictos violentos pasen a la historia como los hacedores de la paz”.

En un momento en el que el PP parecía haberse quedado sólo frente a la corriente de moda de ensalzar a Otegi como “hombre de paz”, la IU vasca recordó que “una minoría de la sociedad, de la que fue líder Arnaldo Otegi, apoyó la violencia, frente a una mayoría social que defendió la paz como forma de abordar nuestros conflictos políticos”. El texto acusa a Otegi de oportunista, al asegurar que cambió de estrategia cuando el rechazo social hizo insostenible su apoyo a la violencia, y argumenta que “el futuro en paz de la sociedad vasca enraizará mejor sobre la asunción autocrítica de las responsabilidades de cada cual”.

Publicidad

Hay que considerar la denuncia de la IU vasca de que “se pretende reescribir la historia” para no acabar confundido en el montaje que ha preparado el entorno etarra en torno a la salida de prisión de Arnaldo Otegi y para interpretar el mensaje que quien fuera dirigente de Batasuna lanzó al salir de la cárcel. En poco más de un minuto, en euskera y castellano, Otegi dijo que a él y al resto de los detenidos por el intento de reconstrucción de Batasuna - siguiendo órdenes de ETA-, conocido como “caso Bateragune”, les encarcelaron por “hacer una apuesta por la paz”. “La paz es el camino –aseguró Otegi- y hay que llevar esa apuesta hasta el final”. Esa frase, según el entorno de Otegi, podría ser el germen del discurso que quien fuera portavoz de Batasuna prepara para el sábado en el Velódromo de Anoeta. De alguna forma podría decir que es el momento de que ETA camine hacia el desarme y la disolución.

Publicidad

A la salida de la prisión de Logroño, Otegi dijo que en 2009 y 2010 en la izquierda abertzale se puso en marcha un proceso que rompía amarras con la estrategia de la violencia y se decantaba por los métodos exclusivamente pacíficos y democráticos. Felicitó a quienes dijo que han seguido con aquel proceso y se mostró dispuesto a ponerse al frente del movimiento que tiene como objetivo la independencia.

Los gritos a favor de la independencia fueron los segundo que escuchó Otegi al salir, a las nueve menos cinco de la mañana, de la prisión de Logroño, después de “Jo ta ke, irabazi arte” y de “Presoak kalera” (Presos a la calle). Con el puño en alto, Otegi recorrió en solitario, con gesto orgulloso y feliz, el pasillo exterior dentro del terreno de la cárcel, hasta llegar a la verja de salida, donde abrazó a su familia y se fundió con las cientos de personas que habían viajado en autobús desde su ciudad natal, Elgoibar, para recibirle a pie de cárcel. Junto a la bolsa llevaba una bandera de Sudáfrica, apoyando así el intento de su entorno de presentarle como el Nelson Mandela vasco.

A Logroño acudió el presidente de Sortu, Hasier Arraiz, y dirigentes de la izquierda abertzale como Rufi Etxeberria, Pernando Barrena e Iñigo Iruin, además de Rebeka Ubera y Jon Añarritu, de Aralar, Pello Urizar y Unai Ziarreta, de EA y Oskar Matute, de Alternatiba. Y no ha sorprendido la presencia de los dirigentes de la CUP David Fernández y Anna Gabriel, después de los contactos que ha mantenido durante sus últimos días en prisión quien fuera portavoz de Batasuna, nombrado, mientras estaba en la cárcel, secretario general de Sortu.

Arropado por banderas de Euskadi y por las enseñas blancas que piden el regreso a casa de los presos vascos, Otegi inició la primera de las tres intervenciones previstas en su programa de recibimiento señalando que “hoy sale un preso político de una cárcel española”, llamando la atención sobre el despliegue mediático que le diferenciaba de otros presos y bromeando sobre la intención de EH Bildu de nombrarle candidato a lendakari, a pesar de su inhabilitación para cargo público hasta 2021. “El mejor lendakari, el mejor alcalde, el pueblo”, sentenció.

Publicidad

< «Otegi mantuvo secuestrado a Luis Abaitúa en un zulo de 2,5 de largo, 1,5 de ancho y 1,80 de alto»

< La «vía Casanova» de Otegi para ser candidato pese a estar inhabilitado

< La Fiscalía recordará a la Junta Electoral que Otegi está inhabilitado si es candidato