Actualidad

Valenciano no declaró al Congreso su participación en el fondo de la Sicav

El ministro Montoro sí informó del plan de pensiones del Parlamento Europeo

Hasta 39 eurodiputados españoles participaron en el fondo de pensiones del Parlamento Europeo vinculado a una Sicav en Luxemburgo y que ayer provocó la dimisión de Willy Meyer, cabeza de lista de Izquierda Unida en las pasadas elecciones europeas.

Publicidad

Hasta 39 eurodiputados españoles participaron en el fondo de pensiones del Parlamento Europeo vinculado a una Sicav en Luxemburgo y que ayer provocó la dimisión de Willy Meyer, cabeza de lista de Izquierda Unida en las pasadas elecciones europeas. Entre ellos destacan dos nombres sobre todos los demás: el del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, y el de Elena Valenciano, cabeza de lista del Partido Socialista en los comicios a la Eurocámara y vicesecretaria general del PSOE.

Este instrumento de inversión creado en 1994 y que funcionó hasta 2009 permitía a los eurodiputados asegurarse una ventajosa pensión de jubilación tras su retirada con una fiscalidad muy favorable. Además, por cada euro que aportaba el parlamentario en cuestión al fondo, el Parlamento Europeo ponía dos euros. Tanto Montoro como Valenciano han admitido ser partícipes de este plan de pensiones. No obstante, mientras que el ministro popular sí declaró su participación en la declaración de bienes y rentas que presentó al Congreso de los Diputados, en el documento de la socialista no aparece ninguna mención a este fondo.

En concreto, en su declaración presentada en noviembre de 2011 –al comienzo de la legislatura–, Montoro alude a tres fondos de pensiones por valor de 119.429,08 euros, entre los que se encontraría el que ha generado la polémica. En el documento no se especifica qué parte de ese dinero corresponde a la Sicav en la que el ministro participó en su etapa como eurodiputado, entre 2004 y 2008. Desde el ministerio explican que, efectivamente, parte de esa cantidad corresponde a la citada Sicav, por la que el ministro «tributó en España al 43%, aunque podía haber elegido tributar en el extranjero, pues es legal».

En el caso de Valenciano, su declaración de bienes y rentas no hace alusión alguna a ningún fondo ni plan de pensiones, con lo que omitió al Congreso su participación en la Sicav luxemburguesa, de la que, dice, desconocía su funcionamiento. No obstante, fuentes cercanas a la socialista aseguraron a LA RAZÓN que sí tributó por este fondo en sus declaraciones de la renta. «No sabemos por qué no aparece en la declaración de bienes y rentas del Congreso», explican. De hecho, afirman incluso que Valenciano tributó en España al 43% por esta inversión entre los años 1999 y 2009. Tras la polvareda levantada, la socialista ha decidido cancelar este plan de forma anticipada, perdiendo, según las mismas fuentes, gran parte del dinero –la parte aportada por la Eurocámara–, a pesar de «haber pagado impuestos por el total durante todos estos años».

Publicidad

En el seno del PSOE reniegan ahora de estos fondos, pues afirman que no casan con su ideario. De hecho, su programa para las elecciones europeas propugnaba un cambio de fiscalidad para las Sicav, en línea con propuestas similares de UPyD –Rosa Díez participó en el fondo aunque lo declaró– e IU. Uno de los precandidatos a liderar el PSOE, Alberto Sotillos, llegó a pedir ayer que los eurodiputados socialistas presentes en la Sicav «sigan el ejemplo de Meyer y dimitan».

En la Sicav también participaban eurodiputados como los populares Jaime Mayor Oreja, María Pilar Ayuso o Carmen Fraga, y socialistas como Enrique Barón, Fernando Morán o Inés Ayala, según la lista publicada por el «think tank» Open Europe.

Publicidad