“Este año no habrá estrés post-vacacional sino estrés COVID”

Tribuna de opinión

Parece mentira, pero hace un año o cualquier año de los anteriores en este momento estaríamos hablando de estrés post-vacacional, de la vuelta a la rutina como algo difícil, y de la vuelta al cole de nuestros hijos y el periodo de adaptación de los que comienzan o cambian de etapas.

Este año, en el que el nivel de incertidumbre ha llegado a niveles máximos con respecto a los últimos tiempos, parece que España está muy dividida en posturas con respecto a la vuelta al colegio, aunque el clamor general opina que retomar las clases presenciales de los alumnos es necesaria.

Como profesional en primer lugar diré: Que si, la vuelta al cole de los niños es muy necesaria.

1. La necesidad de normalidad y rutina por parte de las familias, la rutina ha pasado de ser un “castigo” a ser un regalo, queremos recuperar nuestras vidas, no queremos teletrabajar más con niños en casa, queremos ver a los compañeros de trabajo, amigos, necesitamos normalidad. La nueva normalidad debe tener unas pautas marcadas que nos den seguridad, y que nos aporten medidas de protección fiables y seguras. Todas las conductas a hacer, equipos de protección, relaciones sociales, grupos burbuja…lo que sea necesario para convivir con este momento tan convulso, pero que afortunadamente tendrá un final.

2. Los niños necesitan volver a su entorno educativo, para España el colegio cumple varias funciones, por un lado cumple una función, la vital que es la educativa, por otro lado cumple funciones sociales que son muy importantes, los niños, y sobre todo en las ciudades donde mas se relacionan es en el colegio. Este supone un grupo estable de referencia en el que aprender a relacionarse y desarrollar sociabilidad. En el colegio establecen ese vínculo de convivencia durante la jornada donde el aprendizaje social adquiere un nivel muy importante y significativo para nosotros.Y en tercer lugar, en España, donde el teletrabajo no estaba muy extendido, y es opción de algunos, pero no de todos, el colegio cumplía la función social de guardar a los niños durante la jornada laboral, en la cual comen, los pequeños hacen siesta, donde en algunos casos también se hacen extraescolares, o se acude a desayunar para ayudar a la conciliación laboral, esta función también es muy importante.Por lo tanto, además de haber descubierto en muchos casos que podemos teletrabajar y conciliar así mejor nuestros horarios familiares, poder volver a la normalidad escolar es importante y un regalo para todos.

3. Busca información fiable y profesional: en este momento, final de periodo vacacional, se ha juntado que las alarmas de casos han saltado justo unos días antes de comenzar esta nueva rutina tan deseada y temida a la vez. A nivel informativo muchos padres y familias sienten que algo se han perdido, porque parece como si en el verano nada hubiese pasado. Esto ha desatado la incertidumbre y el miedo en muchos padres, y con mucha razón, porque la alarma social no genera otra cosa más que más alarma y más miedo. En este caso es importante"tirar” de la cabeza, de pensamiento racional y de informarse bien. Toca informarse con cabeza y en la fuente adecuada, En ocasiones el bombardeo de noticias, chats, grupos, etc… hablando de este tema continuamente, volvemos a las cifras, volvemos a las estadísticas y creo que nuestra mente racional ya no escucha, nuestra mente se va directamente a aquella parte emocional donde espala se quedó petrificada ante la desgracia ocurrida en marzo y abril, y nuestro cuerpo está pensando que va a suceder lo mismo. Este es otro momento, en este momento tenemos equipos de protección, estamos más preparados, y toca vivir las noticias con desagrado porque es lo que generan, pero con dosificación y cabeza racional.

4. Aprender a afrontar la incertidumbre, ser conscientes de que esta es nuestra realidad ahora, ser prudentes y respetuosos con las medidas pero no quedarnos paralizados, es muy importante para normalizar nuestra vida. Respirar las emociones que nos generan lo que estamos viviendo y además confiar en los expertos y profesionales que determinen lo que es más recomendable nos ayudará a adaptarnos a esta vida de ahora. El Afrontamiento de la incertidumbre, es aprender a vivir en un lugar sin luz pero no sentir pánico por ello. No saber lo que va a suceder también puede suponer entrenar la confianza y la entrega, aprovecha esta oportunidad.

5. El miedo como protagonista. Ante la alarma social, y no haber una norma clara o unas pautas alas que atenerse el miedo al miedo cobra su gran protagonismo, generando así ansiedad y pánico. Y propiciando que muchas personas decidan que no quieren escolarizar a sus hijos por miedo a lo que pueda suceder, por miedo a no saber, por miedo a volver al histórico tan duro de esta primavera. Recuerda que Vivir con miedo constante no es la mejor opción, y vivir con miedo al miedo, puede tener efectos nocivos en nuestra salud, disminuyendo así nuestro sistema inmunológico por el estrés interior y la inseguridad.

6. Aprender a convivir con esta situación, mantenernos encerrados siempre no resolverá el problema ni la inquietud emocional/sufrimiento: es importante saber que la parálisis nunca suele resolver los problemas y que nos domina emocionalmente. No hacer nada por ahora, o mantenerse en casa por el momento puede ser una opción saludable manteniéndose a la expectativa, pero en algún momento será necesario volver a la normalidad, no se puede vivir permanente encerrado, no es saludable para nuestra supervivencia a niveles generales.

7. Cuando este momento se convierte en sufrimiento. Si tu situación te “obliga” a volver a la rutina y no lo deseas, aprovecha para desarrollar técnicas de afrontamiento al miedo y del estrés: relajación, meditación, potenciar la confianza…seguramente sea todo un reto difícil, pero tu puedes conseguirlo, con actitud y valentía, asumiendo que tienes miedo, pero que vas a convivir saludablemente con él.

Piensa, esto ayuda mucho, que en algún momento que esto también pasará, las noticias se calmarán, y se normalizará.

Piensa también con el cerebro racional, mantente atento a la información fiable, y dosifica o filtra todo lo que escuches y veas como signo de ayuda a ti mismo.

Y como sugerencia profesional , para tu estado vital es muy importante que aprendas a mantener la calma, esto ayudará mucho a tu vida, te ayudará a ti y a tu entorno: Poner los medios necesarios, normalizar este momento tal y como es, y confiar será lo que más te ayudará a continuar.

Ana Asensio

Psicóloga y Doctora en Neurociencia

Fundadora de Vidas en Positivo