¿Cómo podemos identificar un caso de depresión?

Los síntomas más típicos son tener el ánimo muy bajo, no tener ganas de hacer nada, no disfrutar de las cosas que habitualmente nos hacen disfrutar, dificultad para dormir o ansiedad.

Los síntomas más típicos son tener el ánimo muy bajo, no tener ganas de hacer nada, no disfrutar de las cosas que habitualmente nos hacen disfrutar, dificultad para dormir o ansiedad.
Los síntomas más típicos son tener el ánimo muy bajo, no tener ganas de hacer nada, no disfrutar de las cosas que habitualmente nos hacen disfrutar, dificultad para dormir o ansiedad.PIXABAY

La depresión es una enfermedad en la cual la persona padece una serie de síntomas que le provocan un profundo sufrimiento psíquico. Los síntomas más típicos son tener el ánimo muy bajo, no tener ganas de hacer nada, no disfrutar de las cosas que habitualmente nos hacen disfrutar, dificultad para dormir o ansiedad. Necesita un tratamiento lo más pronto posible para evitar que los cuadros se agraven y puedan derivar en situaciones de riesgo, como por ejemplo riesgo de suicidio.

¿Cómo podemos “darnos cuenta” de que podemos estar sufriendo depresión?

Habitualmente las depresiones no empiezan de golpe, sino de manera progresiva (salvo algunas excepciones). Eso hace que a veces la persona tenga dificultad para darse cuenta de los síntomas que te explicaba antes. De todos modos llega un momento en que estos síntomas te impiden hacer un día a día normal. Sería la manera más habitual en que la gente detecta que tiene depresión.

¿Sentirnos tristes es normal? ¿Cuándo se considera que “deriva” a una depresión?

Sentirnos tristes es normal, efectivamente. La tristeza es una emoción y dura unas horas o algún día. En cambio una depresión es una enfermedad, uno de cuyos síntomas es la tristeza pero muy intensa. Además tiene otros síntomas como mencionaba antes. Sintiéndote triste puedes hacer una vida normal, en cambio con una depresión no. Esta sería una manera clara de distinguirlas.

¿Cómo distinguirla de otros trastornos?

Distinguirla de otros trastornos implicaría la intervención de un psiquiatra, dado que puede ser algo en ocasiones realmente complejo. Habitualmente hay que distinguirla, por ejemplo, de otros trastornos del ánimo como el trastorno bipolar o de trastornos de ansiedad.

El trastorno bipolar, por ejemplo, combina fases de depresión con otros de euforia, hiperactividad, gastar mucho dinero, hablar mucho... Los trastornos de ansiedad a veces son difíciles de distinguir de las depresiones porque pueden compartir muchos síntomas. En estos predominan los síntomas de ansiedad sobre los problemas de ánimo. Pero como te decía, es más tarea del psiquiatra que otra cosa.

¿Qué factores pueden influir en una depresión?

Se cree que hay 3 variables que influyen: una variable biológica (genética), que depende de la genética que tiene cada persona desde el momento de nacer. Una variable ambiental, que se refiere a las cosas que le suceden a esa persona y que pueden afectar a su ánimo. Y una variable más psicológica que se refiere a la manera de ser de la persona y como hace que afronte el estrés.

¿Qué tipos de depresión existen?

Depresión ansiosa

Es una depresión en la que lo que más te hace sufrir es el nivel de ansiedad tan alto que tienes. Sientes mucha inquietud y una preocupación inusual por cosas que puedan llegar a suceder o por perder el control.

Depresión endógena o melancólica

Es una depresión grave en la que parece que no reaccionas a las cosas que solían proporcionarte placer. Puedes sentir que todo va muy lento, que te cueste pensar de manera fluida.

Es habitual que:

  • Te despiertes antes de lo habitual
  • Que el ánimo esté peor por la mañana que por la noche
  • Tener cambios importantes en el apetito
  • Sentimientos de culpa
  • Momentos de agitación
  • Falta de energía extrema

Depresión atípica

En esta depresión hay algunos síntomas opuestos a los del resto de depresiones:

  • Mantienes la capacidad de alegrarte momentáneamente ante acontecimientos felices
  • Tienes más apetito de lo habitual
  • Hay una necesidad excesiva de dormir.

Suele haber gran sensibilidad a ser rechazado o sensación de pesadez en los brazos o en las piernas.

Depresión psicótica

Esta es una depresión muy grave. Se parece a la melancólica, pero además tiene “paranoias”, que para la persona que las sufre son totalmente reales aunque para el resto de la gente es evidente que no. Estas “paranoias” normalmente son de temas catastrofistas (creer estar arruinado, gravemente enfermo...).

Depresión catatónica

Aunque es un tipo de depresión de las más graves, es muy infrecuente padecer una depresión catatónica hoy en día. Puedes estar prácticamente sin moverte, repitiendo las palabras que te dicen u oyes, adoptar posturas extrañas… Suele necesitar tratamientos especiales como la T.E.C.

Depresión posparto

Es la depresión que se manifiesta durante el embarazo o en las semanas posteriores al parto (la conocida depresión posparto). Genera un especial sufrimiento porque te encuentras deprimida en un momento en el que todo el mundo, empezando por ti misma, espera sentir una gran felicidad. Muchas de las preocupaciones van en relación al cuidado o la salud del bebé.

Depresión estacional

Es una depresión relacionada con los cambios de las estaciones y con una menor exposición a la luz solar. Es característico el patrón de depresión que empeora al empezar el otoño, aunque hay personas que la variación la pueden notar en otro momento del año. Lo habitual es que cada persona note los cambios siempre en la misma época.

Depresión mixta

Aunque a día de hoy aún no se conoce del todo este cuadro, se sabe que es una enfermedad muy cercana al trastorno bipolar, aunque en lugar de episodios de manía, se producen lo que se llaman episodios mixtos.

En un episodio mixto mezclas por un lado ganas de llorar, pocas ganas de hacer cosas, no disfrutas con nada…y por otro lado puedes sentir el pensamiento muy acelerado, sentirte muy irritable y de muy mal humor.

No es infrecuente ver episodios de este tipo, por ejemplo, en personas que tienen un trastorno bipolar y no se lo han diagnosticado. Al empezar una depresión, les dan antidepresivos y en lugar de mejorar pueden empeorar y dar este tipo de síntomas. Este es uno de los motivos fundamentales por los que te recomiendo que te atienda un psiquiatra experto en depresión: diferenciar una depresión “normal” de una depresión bipolar es muy difícil y es un aspecto fundamental por lo diferentes que son los tratamientos.

Dr. Marc Planella Sala