Las familias gastaron más de 600 euros en equipamiento para teletrabajar

Tener que equiparse supuso un elevado gasto tanto para los adultos como para los niños y las clases online.

No solamente se tuvieron que quedar los padres a trabajar en casa, también lo tuvieron que hacer los hijos. El confinamiento trajo la escuela online que unos colegios sortearon mejor que otros.
No solamente se tuvieron que quedar los padres a trabajar en casa, también lo tuvieron que hacer los hijos. El confinamiento trajo la escuela online que unos colegios sortearon mejor que otros.PIXABAY

La cifra para que los españoles pudieran teletrabajar de forma cómoda, saludable y sencilla desde sus casas ascendió a 615 euros. Pero no, no es un dinero que les haya proporcionado su empresa. Es la cantidad que ha tenido que desembolsar de media cada uno de ellos según un trabajo de investigación realizado por los especialistas en ergonomía y salud laboral de Fellowes, basado en personal de oficina que ha tenido que desarrollar su trabajo desde casa por el coronavirus.

A pesar de la necesidad de quedarse en sus casas para evitar contagios no deseados, trabajar desde casa le ha salido caro a más de un trabajador de oficina durante la crisis generada por el coronavirus.

Expertos en ergonomía y psicosociología laboral como Ismael Sánchez-Herrera, Presidente de la Asociación de Especialistas en Prevención y Salud Laboral, afirman que “estos datos reflejan la poca inversión que se realiza aún en este país en materia de ergonomía y salud laboral. Son muchos los españoles que siendo enviados a teletrabajar como consecuencia de la pandemia, no han recibido soluciones ergonómicas como brazos de monitor, respaldos lumbares, reposamuñecas, etc. Invirtiendo en ocasiones de forma errónea y generando finalmente lesiones por una mala información”.

Un 74% de los trabajadores invirtieron en equipamiento como auriculares, impresoras y mesas de escritorio pero también en sillas con respaldo lumbar, brazos de monitor o elevadores de portátiles, reposamuñecas o reposapiés, entre otros accesorios.

Si bien es cierto que un 57% del total de los protagonistas del estudio recibió un ordenador portátil, una tablet y un teléfono, sobre productos que mejoraran la salud y la ergonomía de su puesto de trabajo en casa la mayoría no obtuvo ninguno.

Además, tal y como aparece en el resumen dicho estudio, un 12% solicitó a su empresa equipamiento sin recibir respuesta y el 8% de las solicitudes terminaron en una negativa.

En este sentido, Ismael Sánchez Herrera, advierte que “la negativa a proporcionar estos elementos indispensables para trabajar de forma saludable deriva en dolores de espalda, cuello, codo, dolor lumbar y otras patologías que se asocian a un puesto de trabajo poco eficiente y carente de ergonomía. Esto genera finalmente costes a las propias empresas por bajas laborales o baja productividad por dolencias”

Por orden de preferencia en las compras, los españoles invirtieron en sillas de escritorio (20%), cojín para la silla (18%), ratón ergonómico (14%), reposapiés (14%), respaldo lumbar (12%), reposamuñecas (11%) e iluminación (12%).

Material escolar (incluido audiovisual)

No solamente se tuvieron que quedar los padres a trabajar en casa, también lo tuvieron que hacer los hijos. El confinamiento trajo la escuela online que unos colegios sortearon mejor que otros. Jorge Muñoz, CEO de Viva el cole, lo explica: “Justo la semana siguiente al confinamiento comenzamos a tener avalancha de pedidos de todo tipo de material escolar. A los profesores les dio por encargar muchos trabajos que requerían de objetos que no se suelen tener en casa pero eso no fue lo peor, desde mi punto de vista lo más grave fue que muchas familias tuvieron que hacer un desembolso importante para poder comprar otra tablet, otro ordenador, etc para que los niños pudiesen hacer los deberes en casa, deberes que se colgaban en las plataformas online, para muchas familias con pocos recursos y más de dos hijos, por ejemplo, supuso un auténtico drama”, concluye.