• 1

Vuelve con fuerza la costumbre de las familias de pedir créditos para consumo

Pedir préstamos para financiar comuniones, viajes de vacaciones...vuelve a ser una opción para las familias españolas

  • Vuelve con fuerza la costumbre de las familias de pedir créditos para consumo
Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

24 de mayo de 2018. 07:58h

Comentada
larazon.es.  Madrid. 24/5/2018

Pedir un préstamo para pagar las vacaciones, la boda e incluso la comunión del niño de la casa. Antes de la crisis financiera, muchas familias apostaban por este modelo de financiación para hacer frente a grandes pagos de su día a día. Algunas de estas acciones fueron muy criticadas tras la crisis y se acusó a estas familias por vivir por encima de sus posibilidades. Sin embargo, en los dos últimos años se ha recuperado el crédito al consumo ¿Hemos vuelto a los créditos para irnos de vacaciones?

Desde iAhorro nos dan pautas en base a los últimos datos publicados por el Banco de España sobre los préstamos concedidos para la adquisición de bienes de consumo y otras financiaciones a los hogares. Hemos comparado los datos con los de iAhorro y hemos llegado a la conclusión de que en junio de 2017 volvieron a crecer los créditos/préstamos.

Según el Banco de España, durante el cuarto trimestre de 2017 los criterios de aprobación de préstamos en España se relajaron algo en los segmentos de financiación a los hogares, manteniéndose estables en el de sociedades. Además, durante ese periodo la demanda de crédito de los hogares aumentó moderadamente.

Las familias vuelven a pedir crédito para bodas y vacaciones

En junio de 2017 se concedieron 127.162.909 miles de euros en préstamos a las familias dedicados al consumo (no vivienda). Este dato es el mayor del año 2017 y también supera al registrado en el mismo periodo de 2016 cuando la cuantía de préstamos ascendió a 121.297.727 miles de euros. Además, el dato de 2017 es superior a los registrados en 2013, 2014, 2015 y 2016 por lo que podríamos estar ante un cambio de tendencia.

Tras siete años de caídas anuales, en 2016 los créditos crecieron. Pasaron de 444.988.323 miles de euros de 2015 a cerrar 2016 en 464.859.932 miles de euros siendo junio, el mes con el dato más alto. La tendencia se repitió en 2017, junio volvió a liderar y el año cerró en 489.466.808 miles de euros. ¿A qué se debe este cambio? “Podría deberse a que mucha gente había paralizado la financiación de actividades que se suelen realizar en los meses de verano, como vacaciones, bodas... y que ahora han decidido realizar”, apunta Pablo Souto asesor financiero independiente.

Si analizamos los datos del Banco de España, en los años previos a la crisis el cuatro trimestre del año era cuando se concedían más préstamos. Esta tendencia cambió en el año 2008, julio de este año fue el momento en el que más dinero se concedió a las familias para el consumo. En concreto la cantidad ascendió a 171.787.948 miles de euros. Este dato contrasta con el pico más bajo que se produjo en marzo de 2015, entonces la cantidad fue de 108.011.528 miles de euros. A pesar de esto, en el trimestre pre-vacacional volvió a subir hasta los 116.024.882 un nivel que ya no se perdería en los meses de junio.

Vuelve con fuerza la costumbre de las familias de pedir créditos para consumo

José María López Jiménez, especialista en regulación financiera destaca que “el ciclo del crédito al consumo está estrechamente vinculado con el consumo de las familias y sus hábitos, a diferencia del crédito empresarial, que es menos estacional. En lo que afecta a las familias, el gasto doméstico se dispara tanto en las vísperas de la llegada de Navidad como en la antesala de las vacaciones estivales. Por lo tanto, este cambio de tendencia entiendo que obedece más a los hábitos de los clientes bancarios que a una decidida voluntad o estrategia de las entidades”.

“El crédito está creciendo con fuerza en España”

Al aumento de la concesión de las hipotecas en los últimos meses se ha sumado la relajación de la concesión del crédito. ¿Estamos ante una nueva burbuja? “Las medidas de liquidez llevadas a cabo por parte del BCE con el objetivo de que los bancos concedan más préstamos al consumo junto con la mejora del mercado laboral y la solvencia de las familias ha hecho que el crédito haya repuntado en España. Si bien es cierto que las tasas de crecimiento del crédito

concedido son altas, hay que tener en cuenta que éste viene desde muy abajo (había caído en picado). Si bien el crédito está creciendo con fuerza en España, no creo que a día de hoy se pueda volver a hablar de una futura burbuja de crédito”, explica Pablo Souto.

En la misma línea habla López Jiménez quién además destaca que tras una época de excesos crediticios como la vivida, es normal que la economía tienda a alcanzar un nuevo estado de equilibrio mediante la reducción del volumen de deuda (el célebre “desapalancamiento”). Esta reducción de deuda se acompaña de una “no-concesión” de crédito o una renovación de las pólizas de crédito de las empresas por un menor importe.

“El efecto inmediato de todo lo anterior, necesario pero peligroso, es la contracción de la economía como paso previo al inicio de un nuevo ciclo, que en España ha comenzado bien gracias, entre otros factores, al esfuerzo colectivo y al notable incremento de las exportaciones”, apunta.

Según este experto en regulación financiera, “tras una purificación o catarsis como la que hemos presenciado en los últimos años, mitigada, afortunadamente, a través de diversos mecanismos formales propios del Estado Social e informales (como el apoyo prestado por las familias a sus integrantes, o a los más jóvenes por los más mayores) es coherente que se perciba un cierto relajamiento en la propensión al gasto”.

A pesar de esto no cree que se vuelva a repetir una situación como la vivida en 2007 o 2008, “como individuos y como sociedad, queremos pensar que el duro aprendizaje de estos años no se ha adquirido en balde”, apunta López Jiménez.

Exigencias más estrictas en comparación a 2003, pero más laxas si se comparan con 2010

Por su parte, el Banco de España destaca que “respecto a los niveles de exigencia de los criterios de aprobación de créditos, tanto en España como en la UEM estos serían ahora algo más estrictos que los observados en promedio desde 2003, mientras que, respecto a los niveles medios desde 2010, serían, en casi todos los casos, si

Vuelve con fuerza la costumbre de las familias de pedir créditos para consumo

Los datos del Banco de España coinciden con la tendencia registrada por iAhorro en el último año. Del 100% de los préstamos que concedieron en 2017, el 10,89% se dieron en el mes de junio siendo el mes con el dato más alto. Es más, durante los meses de verano el porcentaje de préstamos concedidos no bajó del 9% siguiendo la tendencia señalada por el Banco de España.

El Banco de España dice que: la velocidad de crecimiento del crédito al consumo en España contrasta con la que se observa en el resto de Europa: mientras que aquí crece a ritmos superiores al 10% desde 2016, en la zona euro avanza con ratios entre el 5% y el 10%. ¿El Banco de España es alarmista o se ha producido un cambio de tendencia bastante importante?

“Las palabras del Banco de España no deben tomarse como una alarma, sino al contrario. El Gobernador del Banco de España afirmó recientemente que “El PIB creció en 2017 un 3,1%, marcando así el tercer año consecutivo con un crecimiento superior al 3%. La fortaleza del crecimiento, que a lo largo de toda la etapa expansiva está excediendo al observado en el conjunto del área del euro, ha permitido que a mediados de 2017 el PIB de la economía española recuperara el nivel previo a la crisis. Es lógico, por tanto, que esta fortaleza venga acompañada de un mayor optimismo de las familias y empresas por lo que el crédito es mayor que en otras áreas de Europa donde la recuperación no es tan acentuada. Si este optimismo se acompaña de una gestión responsable por parte de los bancos y el crédito, por tanto, es bueno, de calidad, el círculo estará cerrado y el crecimiento económico será sólido y real”, afirma López Jiménez.

Además, este experto destaca que no se puede reprochar a los ciudadanos que quieran endeudarse, siempre y que el endeudamiento sea acorde con la capacidad económica de cada familia. “Lo que sí nos parecería más preocupante es que las familias se endeudaran para consumir con la garantía de su vivienda habitual, es decir, mediante la concesión de préstamos hipotecarios, aprovechando que el valor de la propiedad inmobiliaria se está elevando en la actual coyuntura económica. Esto arruinó en los años anteriores a muchas familias y a las entidades de crédito que más abusaron de este tipo de práctica, apurando en exceso el margen entre el valor de tasación del inmueble y el importe del crédito concedido”, matiza López Jiménez.

¿Cuál va a ser la tendencia de los próximos meses?

“Es muy difícil, por no decir imposible, saber qué ocurrirá en el futuro. La recuperación avanza y se han superado grandes retos, por lo que podemos afrontar el futuro con optimismo. Como principales temores quizás se puedan señalar el riesgo geopolítico y los populismos emergentes, que no facilitan precisamente la tranquilidad que los ciudadanos, las empresas y los inversores demandan para que se pueda generar y consolidar algo tan importante y etéreo como es la confianza”, aclara López Jiménez.

Por su parte Pablo Souto explica que mientras sigan las medidas de apoyo a la banca comercial por parte del BCE y el mercado laboral siga mejorando, la evolución del crédito será positiva. Creo que el medio plazo el crédito seguirá creciendo.

“Con el Euribor en tasas negativas, los márgenes de beneficio de los bancos en los créditos hipotecarios es muy bajo (intereses del 3% de media), mientras que en los préstamos al consumo los intereses son más altos (entorno al 6%), por lo que la banca se ha centrado más en la comercialización de estos últimos por los mayores márgenes de beneficio que generan”, comenta Souto.

Cuáles son los mejores préstamos para irnos de vacaciones

La banca conoce el mercado y sabe los hábitos de consumo de los clientes, por lo que es normal encontrar ciertas promociones especiales que coinciden con picos de consumo como las vacaciones.

A día de hoy podemos encontrar prestamos con un tipo de interés entre el 6% y el 8%. Entre ellos destaca el préstamo de Younited Credit que da hasta 40.000 euros a un interés del 6,08% y no se necesita ni aval ni exige ninguna vinculación. Otro préstamo interesante es del Unicaja y su Préstamo nómina. Exige la vinculación de la nómina y ofrece un interés del 6,36%. El importe máximo asciende a 30.000 euros.

Wanna permite solicitar créditos de hasta 10.000€. El plazo de devolución máximo es de 3 años y los intereses mínimos del préstamo son del 10% TIN, con un mínimo de TAE del 7,23% y un máximo de TAE del 20,75%. Además, están libres de comisiones. El mínimo de cantidad permitida a solicitar es de 750€.

Por último, el Préstamo Personal Plus de Banco Caixa Geral es un préstamo de hasta 60.000€ que pueden devolverse en un máximo de 8 años. El interés por recibir el dinero es del 6,75% TIN (7,25% TAE). La comisión de apertura de este préstamo es del 1% (mínimo 60€) y los requisitos para obtener el tipo de interés pasan por: domiciliar la nómina, domiciliar al menos dos recibos y contratar una tarjeta de crédito o débito Caixa Geral. En caso de incumplimiento de los requisitos de vinculación aumentará el tipo de interés al 8,50% TIN (TAE 9,14%).

Últimas noticias