Fringe, un explosivo laboratorio

Loscorderos.sc presentan «ULTRAinocencia», un espectáculo que indaga en el espíritu humano
Loscorderos.sc presentan «ULTRAinocencia», un espectáculo que indaga en el espíritu humano

El Fringe, además de un festival de artes escénicas, es algo más, una filosofía que surgió en Edimburgo en 1947 cuando los artistas rechazados en el Festival Internacional decidieron celebrar sus espectáculos en la calle. Toda una declaración de principios que desde entonces ha inundado de certámenes Fringe las ciudades de todo el planeta. En Madrid ya cumplen la tercera edición, que tendrá lugar en Matadero entre hoy y el 27 de julio. Tras 555 propuestas recibidas desde 32 países distintos, los organizadores han seleccionado 60 espectáculos que forman parte de la programación oficial entre música, teatro, danza, performance, circo, poesía... Más de 25 de ellas son gratuitas.

Todos los lenguajes

Marion Betriu, directora artística y coordinadora del programa, destaca los criterios generales a la hora de seleccionar entre la multitud de propuestas: «Queremos una programación con todas las disciplinas artísticas, con todas las variantes y lenguajes posibles. Nuestro objetivo es apoyar la creación contemporánea y el riesgo, artistas que investiguen nuevas maneras y caminos en la forma de entender el teatro. Ese riego hace que haya proyectos que a veces no se sabe cómo van a salir, que se presentan en una fase inicial pudiendo ser cambiados sobre la marcha, lo que convierte al festival en una especie de laboratorio experimental. El Fringe es, pues, para algunos –continúa Betriu–, un primer paso, un ensayo abierto a cambios involucrando para ello, sobre todo, al público. El resultado es algo más que una actuación o una mera exhibición, es un proceso creativo que se desarrolla o se completa con su puesta en escena». Otro criterio fundamental es el espacio. Según la coordinadora, «tan importante, que es un elemento expresivo más dentro de la obra. Supone una apuesta por los espectáculos "site-especific": tejados, callejones, almacenes, subterráneos... hasta el último rincón puede convertirse en un lugar especial buscando el límite, lo que abre camino, lo alternativo, lo no visto, y esto es algo distinto al resto de la temporada. Se trata de perder el miedo a probar ideas y lugares, lo que requiere del público también una actitud abierta, una mentalidad diferente a cuando ve teatro comercial o, si quieres, más convencional. Pensamos que el verano es una época ideal para este tipo de iniciativas».

Mucho por poco

¿Se puede decir que con esta edición ya está consolidado el festival? «Estamos creciendo –dice Betriu– porque hasta ahora hemos ido a más en todo, en actividades, compañías y animación. Aunque no tanto en presupuesto. Muchas actividades son gratuitas y los precios en las de pago son bastante asequibles. Se da mucho por muy poco. Lo más importante es que la energía creadora resulta interesante. En esta edición reforzamos nuestro interés por la dramatúrgica, que es el hilo conductor que vertebra todo lo demás, pero nos interesaban también mucho otras disciplinas artísticas para conseguir arrastrar al teatro a gente que, habitualmente, no va. De ahí que incluyamos en la programación un espectro tan amplio». Destaca Betriu otro aspecto que denota su crecimiento: «La presencia de otros certámenes europeos, como el Forest Fringe británico, que presentará una muestra de cinco espectáculos traídos de Reino Unido y cuya participación contribuye a crear sinergia con compañías extranjeras. Comenzó el año pasado con la idea de crear un circuito de colaboración mutua».

Las actividades se inauguraron ayer con un concierto de Karina Buhr, artista brasileña, y con el Pregón Off, un espectáculo multidisciplinar. El broche lo puso Dj K-Sets, con música de cassettes en la Plaza Matadero. Todo ello gratis. Entre la amplísima oferta que la programación ofrece hay propuestas como «El beso» (22, 23 y 24 de julio), uno de los 72 proyectos llegados este año de México, y que consiste en un pianista y su piano de cola rodeado del público, una adaptación que parte de un cuento homónimo de Chéjov. El monólogo «La noche justo antes de los bosques» (8, 9,10, 11 y 12) empieza en el vestíbulo del Matadero. Una pieza de Arsènic Creació de Barcelona. «Nadia», documental escénico de Nadia Ghulam sobre su vida en Kabul y Barcelona estará los días 11 y 13 en la sala Hormigón. «La tempestad» (10 y 12 en la nave 2), de la compañía gallega Voadora, es una propuesta visual y musical. «La norma de la extinción» (Platónov), adaptación contemporánea de la primera obra de nuevo de Chéjov por la compañía Ignífuga de Barcelona (días 17 y 18 en la sala Madera). «Motor vehicle sundown» (4, 5 y 6) consiste en una audio «performance» en inglés con subtítulos en español que se desarrolla en un coche aparcado en medio de una ciudad, una colaboración de Forest Fringe, o «A western» (4 y 5), representado en la cantina del Matadero.

En el apartado de danza, veremos obras como «ULTRAinocencia» de Loscorderos.sc (12 y 13 en la nave 1.1). «Suit.Case» de Shahar Dor Company, danza «performance», un grito de libertad entre Madrid, Barcelona e Israel (12 y 13 de julio, nave 16), y «Festival SOS emergencia coreográfica», una muestra de distintos conservatorios de danza unidos en un proyecto común para salvar la difícil situación por la que se atraviesa (5 y 6 en el Plató Cineteca). En el apartado de música también hay un buen número de conciertos, gratis hasta completar aforo, los jueves, viernes y sábados. Se celebran en la plaza de Matadero y entre los confirmados hay apuestas muy interesantes: Sugus (4 de julio), Hyperpotamus (5), Martín Bruhn (10), Jysus (11), McEnroe (12), Kokoshca (17), The Ladies (18), L'hereu escampa (19), Raisa (24), Fuckaine (25 de julio) y Los Claveles (26). Además, los audiovisuales gratis también se programan los martes y miércoles en la Terraza de la Cineteca.

Para los más pequeños

Hay, claro, un Fringe Palabra en sus diferentes formas –monólogos, cuentacuentos, hip hop o cantautores– los domingos en el Teatro de Matadero. Talleres de dramaturgia, crítica, coreografía, interpretación o narrativa se darán asimismo cita estos días. Por otro lado, se pretende que el festival sea un centro de debate y para ello se han organizado mesas redondas en el Café Teatro como «Crítica teatral» (día 9), «Debate sobre el estado del teatro» (10), «Teatro y política» (17) y «Teatro y periodismo» (26). Y se inauguran los vermús literarios en La Cantina de la Cineteca, que contará con distintos intelectuales, entre otros, César Antonio Molina (días 20 y 26)

Y no podía faltar un Fringe infantil gratuito con espectáculos como «Pequetalleres» de medioambiente o percusión (5, 6, 12 y 13), «Julia y el lobo», (19 y 20) y un gran concierto de clausura de la mano de Alondra Bentley el sábado 26. Un buen número de propuestas para disfrutar en familia.