¿Cómo mantener a raya el colesterol?

Durante la cuarentena, provocada por el Covid-19, es importante mantener una alimentación saludable para no llevarnos un susto con el temido colesterol

Té de jengibre
Té de jengibre

Para contestar a esta pregunta, nos ayuda la doctora Carmen Martín (www.dracarmenmartin.es), especialista en medicina estética y nutrición, con consulta en la calle General Arrando, 42 (Madrid. Tel. 911 96 40 54 - 639 91 39 88). Según su opinión, “en primer lugar, debemos comprender que no hay un alimento concreto que ayude a eliminar una patología o un problema, la solución está bajo un conjunto de alimentación y estilo de vida”. Dicho esto, lo primero que debemos entender es: ¿qué es el colesterol?, preguntamos: “Escuchamos a menudo esta palabra, pero no todos saben qué es exactamente. Se trata de es una molécula necesaria y esencial para nuestro organismo sin caer en el exceso, porque ahí es cuando nuestra salud se ve perjudicada. Todas las células de tu cuerpo tienen una membrana compuesta de lípidos (grasa) y colesterol, y son de gran importancia en el funcionamiento del cerebro y de las neuronas. Además de la función estructural en la membrana celular, también sintetiza hormonas sexuales (estrógenos, testosterona), vitamina D, y un compuesto de la bilis”.

-Y, cuándo tenemos demasiado en sangre, ¿qué ocurre? “Puede formar placas que se pegan a las paredes de los vasos sanguíneos dando lugar a arterioesclerosis y aumentando las posibilidades de provocar enfermedades en las arterias coronarias, ataques cardíacos… El control de peso y el ejercicio regular son dos acciones importantes. Sin embargo, la más indispensable es llevar una alimentación saludable.

Aprendidas estas pautas, las claves de alimentación para mantener unos niveles de colesterol saludables son:

-Reducir el consumo de hidratos de carbono refinados, como el pan blanco, las harinas blancas, la pasta blanca…

-Eliminar el consumo de azúcar o similares, como la panela, la miel, el azúcar moreno.

-Bajar el consumo de carnes, en especial la carne roja, ya que es rica en grasas proínflamatorias.

-Reducir o eliminar el consumo de alcohol. Y el consumo de tabaco.

-Consumir pescado, en especial el pescado azul: sardina, boquerón, arenque, atún, salmón…

-También, unos 20-30 gr (un puñado con los dedos de la mano cerrados) diarios de frutos secos crudos sin sal, como las nueces, las almendras, las avellanas, los piñones…

-El 50 por ciento de la alimentación debe ser entre verduras y frutas frescas.

-Incluir mínimo 2 o 3 raciones de legumbres a la semana.

-Ayudar a reducir la inflamación de tu cuerpo incluyendo cúrcuma y jengibre en tus platos.