La Denominación de Origen Arlanza se descubre en Madrid

Bodegas representativas de esta ambiciosa D. O. presentaron sus mejores vinos

La Denominación de Origen Arlanza, establecida en 2005 para los vinos producidos en el valle medio y bajo del río Arlanza, en las provincias de Burgos y Palencia, se caracteriza por sus vides nacidas en altitud y que viven en una acentuada oscilación térmica. La D. O. ha presentado y sometido a cata en Madrid algunas de las creaciones de sus bodegueros. El presidente de la D. O., Miguel Ángel Rojo, realizó una presentación general en la que destacó los especiales suelos de aquellas tierras, unos arenosos, otros calizos, que producen unos vinos “contundentes que ganan con el tiempo”. Ese mismo que necesita la uva para ser recogida en su punto, normalmente no antes de finales de octubre. A continuación las bodegas que han sido protagonistas de esta jornada madrileña.

Vinos Sinceros. Su “Colina Triste Blanco 2019”, con uva albillo y viura de viñas viejas. Y unas notas dulces de uva rojal. 10 euros la botella. Con tempranillo, garnacha y mencía se elabora “Colina Triste Crianza 2016”. Se llama así porque en esa zona cercana a Covarrubias se rodó parte de la película “El bueno, el feo y el malo”, con Clint Eastwood. Precio en tienda de 11 euros.

Palacio de Lerma. “Rosarito Rosado 2019”. Tempranillo. Nace de sus viñedos extremos, rodeados de monte, en altura y fermentado con levaduras autóctonas. Con 24 horas de maderación con ollejos. 9 euros. Mientras que el “Palacio de Lerma Roble 2018”, con tempranillo y garnacha, presenta una acidez baja tras tres meses en barrica. Su precio es de 6,60 euros.

Bodega Esteban Araujo. “El Monjío Rosado 2019”. De esta bodega pequeña subterránea del siglo XVI. 5 euros. Se hace con tempranillo igual que su “El Monjío Crianza 2013”, un tinto roble por 7,50 euros la botella.

Señorío de Valdesneros. En Toquemada hacen sus “Valdesneros Roble 2017” y “Eruelo Crianza 2015”. Tempranillo de vides en suelos arenosos. El diseño de las etiquetas es obra de un grafitero de Palencia. Por 6 y 7 euros cada uno.

Bodegas Sierra. La tercera generación de la familia lleva la empresa, que trabaja en un suelo duro de cascajos, de cantos rodados. “Miguelón Tinto 2017” alude al hombre de Atapuerca. Son 9 euros por un vino que potencia los balsámicos. “Sueños del Duque Reserva 2009”, también tempranillo, viene de los viñedos más viejos y 18 meses en barricas de roble francés. El primero cuesta 9 euros y este “sueño” del Duque de Lerma, por 25.

Bodegas Lerma. Con una producción total anual de 100.000 botellas, entre ellas está el “Tinto Lerma Crianza 2016”, clásico, con mucha fruta y color. Este tempranillo pasa 12 meses en barrica y cuesta 7 euros. “Gran Lerma Autor 2015” es gama alta tras 24 meses en barrica y se puede conseguir por 16 euros.

Carrillo de Albornoz. Un proyecto que explota en 2013 en suelos arcillosos a 900 metros de altura. Tempranillo con 12 meses de crianza y 12 euros de precio. “Las Tenadas Crianza 2014” se compone de una producción esmerada de 2.000 botellas a 19 euros.

Buezo. Trabajan desde 2004 para conseguir unos vinos longevos. El “Buezo Tempranillo Reserva 2005” cuesta 15 euros y un especial coupage de tempranillo, merlot y cabernet sauvignon sale por 17.

Monte Amán. Una de las bodegas más antiguas de la D. O. con dos tintos fáciles de beber: “Monte Amán Crianza 2016” y “Alto Carmona Crianza 2015”.