Plantas adaptógenas, ¿sabes cuáles son y cómo incluirlas en tu alimentación?

El ginseng, la maca, el regaliz, el reishi y el astrágalo son algunas de ellas. Caroline Hwang incluye en el libro titulado “Plantas adaptógenas” 67 recetas fáciles de hacer que ayudan a, entre otras cosas, a fortalecer nuestro sistema inmunitario tan necesario este otoño

En un momento de nuestras vidas en el que nos vemos atrapados por la crisis, provocada por el Covid-19, la incertidumbre es el ingrediente principal de un cóctel de trago largo en el que entran dosis de ansiedad y estrés. El temor por caer enfermo sin saber cómo tu cuerpo en concreto va a reaccionar al virus, la recesión económica que nos afecta a todos y ver cómo el mundo al completo no logra aún salir del agujero nos tiene a todos preocupados. Tanto que nosotros estamos devorando el libro de Caroline Hwang, titulado “Plantas adaptógenas” (Lunwerg), en el que incluye 67 recetas fáciles de elaborar, que nos ayudan a encontrar nuestro equilibrio interior y potenciar la resistencia del cuerpo frente al estrés. La autora advierte que éstas inciden en las reacciones biológicas del cuerpo y las regulan cuando éste se ve confrontado al estrés. Además, son energizantes, fomentan la líbido, refuerzan las defensas inmunitarias y ayudan a combatir la depresión y la ansiedad.

Dicho esto, hablaremos aquí de algunas de ellas. Una de nuestras preferidas es la maca, cuya dosis recomendada para tomar a diario es entre medio y un gramo, suficiente cantidad a añadir a una elaboración y ayudarnos a combatir la fatiga, incrementar la fertilidad y tener más energía. Asimismo, es importante saber que actúa en el corazón, los pulmones, el hígado y la vesícula.

Gracias a estas páginas, hemos aprendido a hacer el Lassi de mango para el que necesitamos 90 gramos de mango congelado y troceado, dos cucharadas de zumo de lima, 100 ml. de yogur natural, 120 ml. de leche de coco, media cucharadita de extracto de vainilla y otra media cucharadita, medio gramo, de maca en polvo. Después, es necesario batir todos los ingredientes para obtener una textura homogénea. Sabed que es un batido alcalinizante y rico en antioxidantes.

El regaliz cuida el corazón, los pulmones, el bazo y el estómago y gracias a ello favorece la digestión, potencia la inmunidad, elimina toxinas, es antiinflamatorio y alivia el dolor. Con una cucharadita de éste en polvo, 360 ml. de leche de almendra sin azúcar, dos de cacao en polvo, medio aguacate pelado, un dátil Medjool sin hueso y una cucharadita de polen de abeja para decorar, bordas un smoothie de chocolate y polen de abeja.

Con el ginseng hay que tener cuidado, porque puede resultar demasiado estimulante a las personas sensibles. Lo suyo es no tomar más de seis gramos al día y es rico en antioxidantes, además de antiinflamatorio. Cada mañana, deberíamos beber el tónico de hierba limón y menta que recomienda la autora. Anota los ingredientes: 2 palitos de hierba limón estrujados, 2 rodajas de raíz de ginseng (asiático) seco, medio ramillete de menta y unas cuantas hojas para decorar, 4 rodajas de lima y otras 4 clavos de olor.

El reishi actúa sobre el corazón, el hígado, los pulmones y los riñones. También, potencia la inmunidad, combate las alergias alimentarias, es antiinflamatorio y antienvejecimiento. De textura terrosa, su sabor es bastante amargo, idóneo para hacer una sopa de kombu, setas y tofu, rica en vitaminas y minerales, como el calcio y el yodo. Con 10 cm. de éste junto a una cucharadita de salsa de soja, dos de sake, una de mirin, 150 gramos de setas maitake, 3 gramos de reishi en polvo y 225 gramos de tofu extrafirme en dados obtienes una receta potente en hierro, proteínas y perfecta para quien tenga problemas de tiroides. Pon a remojar el kombu en una cazuela con un litro de agua durante 30 minutos. Después, añade el resto de los ingredientes, excepto el tofu, y lleva al punto previo a la ebullición. Retirar el kombu, agregar el tofu y llevar de nuevo al punto previo a la ebullición. Es importante comer el plato nada más hacerlo.

El tulsi ayuda a mantener el sistema nervioso en perfecto estado, tiene propiedades antioxidantes, reduce la ansiedad y mejora la digestión. Es de sabor dulce y en el caso de que la incertidumbre provocada por el maldito bicho te revuelva el estómago, hazte en menos de cinco minutos una bebida que es fuente de vitaminas y también ayuda a hacernos inmunes. Así, reúne 100 gramos de trozos de piña congelada, 120 ml. de agua de coco, las hojas de seis ramas de tulsi, las hojas de 4 ramas de menta, una cucharadita de cúrcuma molida y una cucharadita de semillas de chía e introduce todo en un robot hasta obtener una textura perfecta.

El astrágalo es perfecto para esta época, ya que potencia la inmunidad, es decir, es antibacteriano y antivírico y combate la fativa. Es de sabor dulce, debemos tomar entre 9 y 15 gramos diarios y ayuda a mantener en raya el corazón y el bazo.

Así, una receta súper recomendable es el smoothie de plátano y arándanos. Como ingredientes, necesitamos 140 gramos de arándanos congelados, un pátano congelado, 120 ml. De yogur natural, una cucharada de puré de almendra, dos cucharadas y media (10gr.) de astrágalo en polvo y un cucharada de miel. Se trata de una preparación rica en vitaminas, minerales y calcio. Es rico en antioxidantes, en potasio y disminuye el colesterol.

Un consejo, para notar los efectos beneficiosos de estas plantas hay que ser constante. Es decir, no basta con añadir un poco de una de ellas a una elaboración. Es importante consumirlas a diario y durante un periodo prolongado. Sabed que se compran tanto en herboristerías, en algunas farmacias, parafarmacias y en establecimientos de productos ecológicos, que, por supuesto, los venden online.