Duffy: “Me drogó en mi propia casa durante cuatro semanas”

La cantante confiesa que el hombre que la secuestró deseaba matarla

Duffy
Duffy

La artista británica ha publicado en su página web un comunicado en el que desvela que pasó cuatro semanas secuestrada tras ser drogada en un restaurante el día de su cumpleaños y posteriormente trasladada a un país extranjero. “No recuerdo haberme subido al avión y me desperté en el asiento trasero de un vehículo en marcha. Me encerraron en una habitación de hotel y el responsable regresó y me violó. Recuerdo el dolor después de que sucediera y haber tratado de mantenerme despierta. Estuve atrapada con él otro día entero; no me miraba, me obligaba a caminar detrás suyo. Estaba consciente y encerrada en mí misma. Él podía haberse desecho de mí en cualquier momento”, recuerda la artista.

Duffy, en los Britt Awards
Duffy, en los Britt Awards

Duffy confiesa que no se atrevió a huir porque no llevaba dinero encima y que regresó a Inglaterra con su secuestrador. “El agresor me drogó en mi propia casa durante esas cuatro semanas, y no sé si me violó a lo largo de ese período de tiempo. Solo recuerdo recuperar la consciencia en aquel coche y mi huída, que ocurrió en los días posteriores cuando me escapé. No sé por qué no me drogó también mientras estábamos en el extranjero; me parece que me suministró alguna droga ilegal con la que no podía viajar”.

Duffy tratóde mantenerse en todo momento calmada, algo que logró porque notaba constantemente “una presencia” que la protegía, a pesar de que el hombre que la secuestró le dijo en varias ocasiones que deseaba matarla.

“Después de que todo terminara, uno de mis conocidos se pasó por casa y me vio en el balcón, con la mirada perdida y envuelta en una manta. Yo no me acordaba de haber llegado hasta allí. Esa misma persona me dijo que estaba amarilla y que parecía una muerta; estaba claramente asustado por mí, pero no quería interferir porque nunca había visto nada parecido”.

La cantante de “Merci” ha aclarado que personas de su entorno le recomendaron que guardara silencio para que su carrera no se viera perjudicada. Planteó cambiar su identidad y trasladarse a otro lugar para empezar de cero, pero creyó que con esa decisión estaría traicionándose a sí misma al intentar borrar cualquier rastro de su vida anterior. Los últimos años le han servido para recomponer su identidad aunque reconoce que “una violación es como un asesinatoen vida. Sigues aquí, pero estás muerta”, explica.

“Lo que pasó no fue solo un crimen contra mí, contra mi vida, y un acto de violencia que casi me mata, también le arrebató algo muy importante a otras personas. No volví a ser la misma Duffy durante mucho tiempo”,y reconoce que nunca volverá a serlo.