Harry de Inglaterra a su suegro: “Si de verdad quieres a Meghan, llámame”.

Las llamadas desesperadas del príncipe Harry para mediar en el conflicto familiar de los Markle verán la luz mañana en el juicio de los Sussex contra varios tabloides británicos.

Harry y Meghan Markle, los duques de Sussex
Harry y Meghan Markle, los duques de Sussex

Mañana dará comienzo en Londres el macro juicio que los Duques de Sussex han emprendido contra varios medios de comunicación por una supuesta campaña de difamación. El príncipe Harry y su esposa Meghan se enfrentan a los tabloides, Daily Mail y Mail On Sunday, por publicar detalles de la supuesta mala relación de la actriz con su padre Thomas Markle.

Pocas horas antes de que comience la vista las filtraciones de las partes han hecho que vean la luz nuevos detalles que negarían las informaciones dadas por estos medios y que favorecerían a los duques de Sussex, que siempre negaron las acusaciones de estos medios que les acusaban de haber dejado desamparado a Thomas Markle, el padre de Meghan.

Imagen de Thomas Markle, padre de Meghan Markle.
Imagen de Thomas Markle, padre de Meghan Markle.

Así, se ha conocido que tras las declaraciones del padre de Meghan, realizadas poco antes de la boda con el príncipe Harry, el nieto de Isabel II trató de ponerse en contacto repetidas veces con su suegro para ayudarle económicamente y mediar en el conflicto familiar. Sin embargo, según se desprende de la lectura de estos mensajes, Thomas Markle, nunca contestó a las desesperadas llamadas y mensajes de su yerno.

Tampoco quiso hablar con su hija Meghan, con quién la relación se fue deteriorando a medida que Markle facilitaba a la prensa, imágenes y noticias relacionadas con la actriz reconvertida en princesa. Según la versión del polémico consuegro del Príncipe de Gales, desde que pactó un ‘robado’, es decir, un reportaje consentido pero que no lo parece, con los paparazzi antes de la boda de los duques de Sussex, comenzaron los problemas.

Markle llegó a asegurar que no sólo su hija ignoró su precaria situación económica y de salud, sino que incluso le prohibieron conocer a su nieto Archie. Pero los mensajes que se han filtrado demostrarían que las cosas no sucedieron de esa manera y, como defienden Meghan y Harry, todo lo publicado por estos medios, además de atentar contra su intimidad, es falso.

Harry desesperado por hablar con su suegro, se mostró conciliador y comprensivo: “No estamos enfadados, sólo nosotros podemos ayudarte.”

Dentro del escrito de acusación presentado por el abogado de los Sussex en el que se recogen las pruebas que ha aportado la pareja, se encuentran reproducidos algunos de los mensajes que ambos mantuvieron con Thomas Markle. Tanto Meghan como Harry, según estas pruebas, trataron de zanjar las desavenencias con Thomas en privado para evitar que el padre de la duquesa recurriera a los medios de comunicación para solventar sus problemas económicos.

“Tom, soy Harry y voy a llamarte ahora. Por favor, responde al teléfono, gracias”, fue el mensaje que Harry envió el 14 de mayo de 2018, días antes de su boda con Meghan. No fue la única vez ya que, días después, volvió a intentarlo, también sin éxito. “Tom, ¡soy Harry otra vez! Necesito hablar contigo, de verdad-le decía en tono conciliador el hijo pequeño de Diana de Gales-. No hace falta que te disculpes, comprendemos las circunstancias pero aparecer en público solo empeorará las cosas. Si de verdad quieres a Meghan y quieres arreglar todo esto, llámame, por favor, porque hay otras dos opciones que no implican que hables con la prensa, que indirectamente ha causado toda esta situación. Así que, por favor, llámame para que pueda explicártelo. Meg y yo no estamos enfadados, solo necesitamos hablar contigo. Gracias (...) Por cierto, hablar con la prensa acabará volviéndose en tu contra, créeme Tom. Solo nosotros podemos ayudarte, como hemos estado intentando hacer desde el primer día”.

Aunque hay más mensajes y comunicaciones, incluidos los de padre e hija, será mañana cuando tras la vista se conozcan más detalles. Parece que a pesar de la crisis del Coronavirus, la primera vista del juicio, en la que se presentan las pruebas y testigos, seguirá adelante y algunos medios británicos aseguran que lo más probable es que el príncipe Harry y su esposa Meghan comparecerán mediante una videollamada ya que no pueden viajar a Inglaterra al encontrase en Los Ángeles, ciudad que mantiene severas medidas de confinamiento.