La boda truncada de Alfonso Merlos y Marta López iba a celebrarse en septiembre

El periodista ya había anunciado a sus futuros suegros sus intenciones de casarse con Marta el 4 de septiembre.

Marta López, colaboradora de TV
Marta López, colaboradora de TVMarta López instagram

La ex gran hermana no se fiaba de Merlos: su intuición la mantenía alerta desde el pasado mes de enero. Las mentiras con las que el tertuliano político trataba de disfrazar su devaneo con Alexia Rivas como un asunto profesional, tenían escamada a la ex gran hermana. Algo no cuadraba. Le había pillado manteniendo conversaciones con la reportera de Socialité pero Merlos le negaba que hubiera algo entre ellos.

Ya entonces, aunque hasta ayer no vio las pruebas, Alexia y Alfonso se veían a escondidas. Ambos fueron a cenar a un conocido restaurante del barrio de Salamanca, en el callejón de Jorge Juan, en el mes de enero y mantenían contacto telefónico y por redes sociales. Así lo reconocía la propia Marta, atando cabos tras ver las pruebas de la deslealtad y mantener una conversación con la periodista de Socialité: “Alexia y Alfonso, estaban tonteando desde enero. Ella le decía que hasta que no me dejara no estaría con él”.

El primero que le advirtió del carácter infiel del periodista fue su íntimo amigo, Kiko Hernández, con quién, por ese motivo, tuvo un encontronazo el pasado 19 de enero. Marta, que tiene una empresa de catering, organizó el tercer cumpleaños de las hijas de Kiko, Abril y Jimena. Allí advirtió a su “hermana” que se alejara de Merlos ya que tenía información de que su novio podría estar siéndole infiel con otra mujer, en concreto con Gema Serrano, presunta amante de Bigote Arrocet.

Kiko Hernández advirtió a Marta que Merlos le había sido infiel con una ex de Bigote Arrocet

“Kiko Hernández ya me había avisado de que podría haber otra persona en la vida de Alfonso”- decía Marta, arrepentida de no haberle creído entonces. La gran hermana le defendía a capa y espada ya que Merlos le hacía creer que ella era la única, la mujer de su vida, la mejor. Se lo siguió diciendo hasta el mismo día en que Alexia Rivas, en ropa interior, se colaba en la videollamada que mantenía con Javier Negre y la boda saltaba por los aires.

“Me trataba como una reina, me cuidaba muchísimo, era casi el hombre perfecto. No era el hombre de mi vida pero era mi pareja, era mi novio, le quería muchísimo y le admiraba. Me hacía sentir que era la única, la más guapa, la mejor...El mismo jueves, (día de la pillada con Alexia), me dijo que quería casarse conmigo”.

Hasta el mismo día en que la deslealtad se hizo viral, Merlos hablaba casi a diario con los padres de Marta, a quiénes había anunciado su deseo de casarse con Marta en otoño: "cuando pase todo esto del Coronavirus, nos casamos”. Los padres de Marta, destrozados por la deslealtad, no podían dar crédito a que el yerno perfecto fuera, como le define su hija, un sinvergüenza. Según confesaba emocionada, “Mis padres no dejan de llorar porque le habían cogido aprecio a Alfonso”.

“A los 15 días de empezar a salir Alfonso me regaló una joya, que yo no acepté y no cogí”.

“A los 15 días de estar conmigo, Alfonso me compró un anillo de compromiso”-confesaba Marta, dejando boquiabiertos a los colaboradores de Sábado Deluxe-yo no la acepté y no la cogí". Según Marta, Alfonso que va a misa y reza, siempre le dijo que quería hacer las “cosas bien” y casarse con ella.