Príncipe William: “Convertirme en padre fue uno de los momentos más aterradores de mi vida”

En un documental en la BBC, el duque de Cambridge confiesa que la tragedia le marcó para siempre

La repentina muerte de la princesa Diana en el Puente del Alma, en París, supuso un duro revés para la familia real británica, pero en especial para sus dos hijos, los príncipes William y Harry, que eran aún unos niños. En frecuente ver a los dos hermanos confesar el impacto que la pérdida de su madre de una manera tan trágica supuso para ellos. Pero ahora ha sido el primogénito del príncipe Carlos el que ha revelado, en un documental de BBC1 sobre salud mental, cómo revive sus traumas como padre por aquel suceso.

Durante el programa, el príncipe William mantiene una conversación con el futbolista Marvin Sordell, quien le confiesa que padeció una fuerte depresión y estuvo a punto de quitarse la vida. "Fue el momento más difícil de mi vida. Crecí sin mi padre... y ahora tengo un hijo. Realmente no sé cómo estoy lidiando con esto y estoy luchado con mis emociones en este momento”, le cuenta.

Guillermo, conmovido con la confesión de Sordell, le cuenta su propia experiencia con la pérdida de su madre a los 15 años: “Puedo sentirme identificado con lo que estás diciendo. Tener hijos es el momento más grande que te cambia la vida, realmente lo es, y estoy de acuerdo contigo. Creo que cuando has pasado por algo traumático en la vida, como cuando dices que tu papá no está cerca, o como en mi caso, que mi madre muere cuando yo era más joven, tus emociones al ser padre vuelven a pasos agigantados porque es una fase muy diferente de la vida y no hay nadie para ayudarte. Yo, definitivamente, me sentí a veces muy abrumado", confiesa el hijo de Carlos de Inglaterra.

“Así que puedo relacionarme completamente con lo que estás diciendo sobre los niños que llegan al mundo. Es uno de los momentos más increíbles de la vida, pero también es uno de los más aterradores”, admite el duque, quien además asegura que el apoyo de su esposa Kate Middleton ha sido fundamental para esos momentos de duda. “'Kate y yo nos apoyamos mutuamente y atravesamos esos momentos juntos y evolucionamos y aprendemos juntos”.