Así fue el polémico confinamiento lejos de Madrid de Victoria Federica y Jorge Bárcenas

Tras más de dos meses en Jaén, la pareja ha regresado a la capital, donde disfrutan del terraceo que permite la fase 1

Victoria Federica y Jorge Bárcenas.InstagramInstagram

Desde el 9 de marzo, Victoria Federica y su hermano Felipe Froilán se quedaron sin clases. En Madrid cerraron las aulas y todos los alumnos se fueron a estudiar a casa. Cuando Pedro Sánchez decretó el estado de alarma, los hermanos ya llevaban cinco días en la suya y, como todos sospechaban, era el inicio de un confinamiento total. Así que se trasladaron al sur: Froilán, a Marbella, y Victoria, a Jaén. Su madre, la Infanta Elena, se quedaba sola en su piso de Madrid, una de las ciudades más azotadas por la pandemia, de ahí que el Gobierno prohibiera el desplazamiento a segundas residencias en otras provincias. No está claro si Froilán y Vic se fueron antes de la orden de confinamiento que entró en vigor el 14 de marzo o se la saltaron como el príncipe Joaquín de Bélgica, que viajó a Córdoba en plena prohibición y además incubando el virus.

En esta ocasión, la polémica ha rodeado a la joven, ya que el 19 de marzo se la vio junto a su novio, Jorge Bárcenas y su amigo, Ángel Rodríguez Avial, comprando en un supermercado de Villacarrillo. Ya entonces solo se podía salir a hacerlo individualmente, pero ellos fueron en grupo. Una internauta colgaba la foto, a las cinco de la tarde, de los tres en la caja llenando bolsas: “Directamente desde Madrid, en pleno estado de alarma,Victoria Federica, sobrina del Rey, se planta en mi pueblo, Villacarrillo, Jaén”.

Victoria Federica y Jorge BárcenasLa Razón

Controles de carretera

El debate estaba servido, aunque no se sabe si llegaban en ese momento al pueblo o llevaban días en el cortijo que alquila la familia Rodríguez Avial en la pedanía de Mogón. Su Ayuntamiento y el subinspector de la Jefatura de Policía Local nos aclaran cuándo llegó Victoria: “Nosotros establecimos controles de carretera y no nos consta que pasara por ninguno de ellos, pero no podemos saber cuándo llegó y tampoco fuimos al cortijo para preguntarlo”.

En el alojamiento rural de su amigo Ángel Rodríguez Avial, que según Booking se alquila entero a 20 euros por persona y día, con una capacidad para ocho, estaban muy entretenidos. Por cierto, la dehesa en la que se confinó Froilán también se alquila como hotel. Al ser los tres estudiantes,Victoria está matriculada en primero de Administraccion y Dirección de Empresa en la Universidad Americana, y Cis y Bárcenas hacen doble grado de Marketing & Digital Bussines en ESIC, las mañanas las dedicaban a las clases virtuales con sus ordenadores portátiles, pero luego, mientras el novio de Victoria cocinaba, el anfitrión y ella tomaban el sol, se entretenían con los teléfonos, paseaban o se bañaban en la piscina.

Por las tardes, además de ir al campo, solían jugar al tenis en una pista improvisada en la entrada en la finca y, cómo no, organizaron sesiones de música. Bárcenas, “BarceDJ”, en previsión de un confinamiento largo, trasladó hasta allí su equipo de mezclas, y al aire libre, los tres lo daban todo sin preocuparse por el volumen porque estaban en plena naturaleza. Por la noche, se entretenían viendo series de televisión y películas con palomitas. Y también celebraron un cumpleaños. El 22 de marzo cumplía el novio de Victoria. Dada la precariedad de materiales, la chica le regaló un collage recopilatorio de fotos de ellos juntos. Sabemos, pues, que han superado la convivencia porque ya abandonaron ya Jaén y llevan una semana en Madrid.

Viento en popa

Y podemos afirmar que siguen juntos porque van dejando su rastro por las redes sociales. Eso, con 19 y 22 años, que son las edades que tienen ella y él, significa que han aguantado más de dos meses viviendo juntos confinados en el campo, consolidando una relación que comenzaba en verano del año pasado en Marbella, donde el joven suele ir a trabajar de DJ en el festival musical Starlite. Quien le conoce afirma que es “encantador, amable y trabajador”, y además de continuar con sus estudios se gana la vida pinchando música. Un recuerdo el de Jaén que se une a otros momentos juntos, como el viaje que realizaron a Roma, el pasado diciembre, los días de esquí en Baqueira durante las pasadas Navidades y el fin de año en Córdoba.