Doña Sofía reanuda su agenda oficial

Tras de disfrutar de su verano más atípico y discreto en Palma de Mallorca, asistirá dentro de un mes al Teatro Real

La reina Sofia de Grecia con su hermana la princesa Irene y sus amigos los Frouchaud paseando por el centro de Palma. 19/08/2020JOAN LLADOGTRES

La Reina Sofía reanuda su agenda oficial y el acto que tiene asegurada su participación, si la pandemia lo permite, será dentro de un mes. El día 15 de octubre en el Teatro Real de Madrid, entregará, el 35 premio BMW de pintura, la Beca Marío Antolín de Ayuda a la Investigación pictórica, el Premio a la Innovación y el del Talento más Joven. El certamen lo lleva presidiendo la reina Sofía desde sus inicios. Es costumbre que después del acto protocolario de entrega, en el escenario del Real, en el que los galardonados recogen su distinción de manos de la Reina, se asista a un concierto. Doña Sofía ha tardado en confirmar su presencia, pero al saber que este año los artistas rendirán un homenaje a la resiliencia que hemos demostrado los españoles para enfrentarnos a esta crisis, no ha dudado en decir que cuenten con ella.

En esta ocasión, el concierto lleva por título «La luz de las personas» en beneficio de la Fundación Mundo en Armonía, que preside la princesa Irene de Grecia, que siempre acompaña a su hermana al acto, primero en el escenario entregando las menciones y posteriormente en el palco real, siguiendo un concierto que este año promete poner los pelos de punta.

Hace cuatro años, Irene me contaba que los proyectos más importantes de su Fundación los estaban desarrollando en Grecia, de ahí los frecuentes viajes a la isla que las vio nacer. La familia real hace públicos todos los viernes su agenda con los actos previstos a una semana vista. En este caso hemos sabido con un mes de anticipación que la Reina estará en Real y aunque haya tardado en confirmar su presencia, no ha encontrado ningún impedimento para dejar una costumbre que tiene desde 1986, fecha en la que se creó el premio. Hace 34 años, cuando aceptó presidir y entregar las distinciones, nunca pudo imaginar que por él pasarían 30.000 artistas y que sería la iniciativa privada con la mayor dotación económica, 25.000 euros, y uno de los certámenes pictóricos más importantes de nuestro país, al que esta vez se han presentado 2700 obras. De ahí que, aunque su familia esté pasando por unos momentos delicados y la situación sanitaria sea de pandemia, no ha querido dejar de presidir el acto, que estará adaptado a la normativa sanitaria y contará con menor aforo. Otros años, los invitados, unas 1.500 personas, disfrutaban de un cóctel cena, en el que no era raro intercambiar unas palabras con la Reina; ahora se ha suspendido siguiendo los protocolos sanitarios.

Vida sosegada

Fue con ocasión de uno de estos premios, hace tres años, cuando Doña Sofía me confiaba que le había cambiado la vida. A la pregunta de cómo estaba siendo su experiencia como jubilada, no dudó en responderme; «Jubilada, así es más o menos, pues estoy muy bien, con mucho tiempo, sin tantos compromisos de agenda. Digamos que es una vida más sosegada, eso es, sosegada. Ejerzo más de abuela porque veo más a mis nietos. Pues qué quieres que te diga, la verdad es que lo paso pipa, ahora me lo paso pipa». Cuando le mostré mi extrañeza por la expresión, ella no dudó en aclararme «Sí, pipa, que es una palabra que dicen mis nietos y que aprendo de ellos».

La verdad es que siempre se ha mostrado relajada en los salones del Real y atenta a todo el mundo que le requeríamos la atención. Doña Sofía, ya de regreso a La Zarzuela, quiere seguir manteniendo su reducida agenda social que se inscribe en estos actos de representación y en los patronatos en los que sigue ejerciendo una labor honorífica y en todo aquello que su hijo, el Rey, la pueda necesitar porque ella lleva una jubilación activa.