¿Descubrirá Leire Pajín que el coronavirus nació en la Kitchen del PP?

Algún psicoanalista mantiene que no es verdad que nos estemos volviendo majaras: más bien vivimos una pandemia de tedio. Raúl del Pozo apunta que en este país solo no se aburren los políticos. No sé yo: hay más talento en algunos bostezos que en muchas de sus manifestaciones. Iglesias desveló hace días que tuvo una fuerte discusión con él por no contarle que el Emérito se largaba. Añadió que en el Gobierno existen diferencias intensas: «Es lógico cuando hay un partido republicano y otro monárquico». O sea, que ya están como los tertulianos de «Sálvame», igualito que Rocío Carrasco cuando demanda a Antonio David por acusarla de mala madre o cuando Belén Esteban se cabrea con todo dios porque no le sale bien la tortilla, pero sin un Jorge Javier de firmes y claros posicionamientos: «Este es un programa de rojos y de maricones». Porque, vamos a ver, le grito a la tele, ¿queda así establecido que los sanchistas son monárquicos eventuales? ¿Solamente pueden ser republicanos fijos los comunistas-populistas y los independentistas? Ahora que le devuelven la consideración de víctima, ¿qué serie recomendará Iglesias en su guerra contra la monarquía?

Cuentan las lenguas de triple filo que el vice segundo pretende dos vocales en el Consejo General del Poder Judicial para hacerse con dos de esos grandes y ostentosos collares que lucen los magistrados en los actos oficiales y así darle a su nuevo «look» cierto aire de solemnidad. Pero va a tener problemas para encontrar pendientes a juego. Antaño fue muy celebrada una errata del BOE: el «Conejo» General del Poder Judicial, decía. Ahora nace el cómic de un héroe contra el coronavirus: Conejo-Man. Y lo hace bajo la premisa de que «a un virus solo se le vence pensando como un virus, es decir, sin cerebro». Un conejo sin cerebro es la mejor imagen de este Gobierno paralizado en medio de la carretera por los focos que desnudan sus torpezas.

Pero ya está en TVE Leire Pajín, la esperada, aquella que anunció como Moisés en el Sinaí el acontecimiento histórico más grande que vieran los tiempos: la conjunción astral de dos líderes progresistas a ambos lados del Atlántico: Obama y Zapatero. ¿Descubrirá la ex ministra de Sanidad reconvertida en tertuliana política que la pandemia nació en la kitchen del PP?