MarkleVs «Daily Mail»: el juicio de los dos millones de euros

Esta semana se ha retomado el litigio, en el que parece que la esposa del príncipe Harry podría haberse gastado ya una pequeña fortuna

Esta semana se han retomado las sesiones del juicio que enfrenta a Meghan Markle contra los diarios británicos «Mail on Sunday» y «MailOnline» por invadir su privacidad. La Prensa local calificaba ayer de «excesivos» los costos legales del enfrentamiento judicial que está previsto se celebre en enero de 2021. Según revela «The Sun», se calcula que la duquesa de Sussex habría gastado ya cerca de dos millones de euros en el procedimiento.

En concreto, y según Jessie Bowhill, portavoz de la ex actriz, la esposa del príncipe Harry habría pagado 569.000 en la preparación de la vista más 304.700 para el juicio en sí. Una cifra a la que habría que añadir no solo otros 217.000 por llevar el caso a los tribunales, sino también unos 72.900 que habría tenido que pagar a Associated Newspapers Limited tras una primera audiencia el pasado mes de mayo. En esta ocasión, el juez Mark Warby determinó en la audiencia previa al juicio que algunas de las alegaciones eran «irrelevantes para el propósito de la demanda» por uso indebido de información privada, vulneración de los derechos de propiedad intelectual e incumplimiento de la ley de protección de datos, por lo que no deberían formar parte del caso». Con todo, se instó a Markle a abonar al grupo editorial las costas legales.

Sin embargo, Bowhill califica todos los gastos de «suma razonable y equilibrada para un juicio de diez días en un tribunal superior, especialmente cuando se trata de un caso relacionado con la información privada, los datos personales y los derechos de propiedad intelectual de una personalidad de alto perfil».

Así, Markle acusa al «Daily Mail» de haber publicado en contra de su voluntad una carta firmada por ella, enviada a su padre en agosto de 2018, poco después de su boda con Harry. El responsable de esta filtración no sería otro que el propio Thomas Markle. Por tanto, la duquesa tendrá que enfrentarse cara a cara con su progenitor además de con los editores de Associated Newspapers Limited, quienes ya habrían gastado 1,3 millones de euros en esta batalla.

Cambio de abogado

Además, tal y como confirma «The Times», Meghan ha tomado la decisión de prescindir de los servicios del letrado David Sherborne, el mismo que ha llevado las cuestiones procesales del actor Johnny Depp en su guerra contra su ex mujer, Amber Heard. Entre los clientes que han pasado por las manos de Sherborne a lo largo de su trayectoria profesional también destaca la propia Diana de Gales, madre de Harry, Donald y Melania Trump, Tony Blair, Chelsea Clinton, Cheryl Cole, las Spice Girls, Paul McCartney, Kate Moss, Hugh Grant y Elton John y su marido, David Furnish, entre otros.

Ahora estará a su lado Justin Rushbrooke, quien ha representado a Naomi Campbell, J, K. Rowling y Sir Cliff Richards, además de ser consejero de la Reina Isabel II, un gesto que se ha interpretado como de acercamiento de los Sussex a la Familia Real.

Los demandados alegan en su defensa que Meghan «cooperó con los autores del libro ''Finding Freedom'' para manifestar su propia versión de ciertos hechos», mientras que el equipo legal de la duquesa mantiene que ni ella ni Harry colaboraron con ellos, «ni les entrevistaron para realizarlo ni les proporcionaron ninguna fotografía (para el citado volumen)».