Así ha cambiado su vida desde que dejara la política hace un año

Albert RiveraGuillermo JunqueraLa Razón

Tras la debacle de Ciudadanos en las pasadas elecciones generales, Albert Rivera anunció su dimisión como presidente de la formación naranja, renunciando a su acta de diputado. Rivera abandonaba «la política y la vida pública».

«En coherencia con lo que soy, dejo la política y la vida pública. Vengo de la sociedad civil, tengo una profesión, en mi casa me han enseñado a trabajar con mis manos y mi cabeza y es lo que quiero hacer», apuntó en una rueda de prensa tras la reunión con la Ejecutiva Nacional.

«Si bien la política lo ha sido todo para mí en estos años, la vida es mucho más. Creo que ha llegado el momento de servir a otra gente, de servir a mis padres, a mi hija, a mi pareja, a mis amigos y a todos mis compañeros», destacó tras hacer pública su decisión.

-FOTODELDIA- GRAF7040. MADRID, 11/11/2019.- El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, durante su comparecencia este lunes en la sede del partido, en Madrid, en la que ha anunciado su dimisión como líder de la formación naranja tras los resultados de las elecciones de este domingo. EFE/Rodrígo JiménezRodrigo JiménezEFE

Visiblemente emocionado agradecía a todos «los que han permitido que represente a los españoles» y mostraba su «satisfacción por el trabajo bien hecho». «Permitidme que ahora sirva a aquellos que más quiero, voy a ser mejor padre, mejor hijo, mejor pareja y mejor amigo».

Comenzaba así una nueva vida junto a su pareja, la cantante Malú y retomaba su profesión de abogado. «Vuelvo a mi profesión», proclamaba Rivera al anunciar su fichaje por el bufete Martínez-Echevarría. Y lo hacía en calidad de presdiente ejecutivo, cargo que aúna funciones representativas y de dirección de la estrategia y la generación de negocio.

Eran momentos de cambio para el ya ex político que a los pocos meses se veía desbordado ante los rumores de embarazo. Él, padre ya de una niña, Daniela, fruto de su matrimonio con Mariona Sapieras, de la que se separó en 2013, se convertía de nuevo en padre el 6 de junio. Una niña a la que la pareja ha llamado Lucía y que nacía en el hospital HM Puerta del Sur de Móstoles.

«Ahora sí... 😊 Me emociona muchísimo poder compartir con vosotros este maravilloso regalo que nos ha hecho la vida: ¡Vamos a ser papás! Nos gustaría vivir este deseado embarazo con la mayor tranquilidad para poderlo disfrutar como merece. Una vez más, gana el amor ❤👶🏻🍼❤»

Poco después, venía el anuncio del nacimiento:

Ya está aquí nuestra niña, Lucía❤️. Te acompañaremos en tus pasos toda la vida. P.D: El pie más bonito del mundo 😍. Publicaban los papás en las redes sociales.

Malú y Albert Rivera reciben el alta médica tras el nacimiento de su hija Lucía, en Madrid (España), a 08 de junio de 2020. 08 JUNIO 2020 José Ruiz / Europa Press 08/06/2020 José Ruiz Europa Press

Durante una de sus participaciones en «El Hormiguero», Rivera confesaba a Pablo Motos que ser padre le había cambiado la vida. «Ser padre de una hija me da más sensibilidad, me hace comprender muchas cosas…», dijo entonces sin pronunciar una sola palabra respecto a su relación con Malú. Quisieron llevar su noviazgo, iniciado en 2018, con la mayor discreción posible. Se dejaron ver por primera vez juntos en el mismo hospital donde posteriormente nacería Lucía después de que el ex político recibiera el alta tras sufrir una gastroenteritis.

Albert Rivera y Malú, a la salida del hospital tras recibir él el alta.

La primera vez que Rivera se refirió a Malú fue en su discurso de despedida política. Le agradeció a su «pareja» haber «estado a mi lado, aguantándolo todo contra viento y marea».

Presentación del libro Un ciudadano libre, de Albert RiveraLuis D’az

Y la niña no llegó con un pan debajo del brazo pero sí con un libro, cuya presentación inicial se vio obligada a suspender por la pandemia de la Covid-19, pero que finalmente se presentó el pasado mes de septiembre. Bajo el título «Un ciudadano libre», Rivera anunciaba la publicación de su primer libro y lo hacía en rueda de prensa a la que no acudía ningún miembro de su anterior partido. Rivera aseguraba que el libro no era ninguna venganza y que no se arrepentía de nada. En su interior asegura que estuvo a punto de tocar el cielo con los dedos y que días después de las elecciones de abril de 2019 le dijo a su pareja y a un miembro del partido que solo le quedaba una oportunidad y si no conseguía la presidencia se marcharía. Y lo hizo. Ahora está a otras cosas y es todo felicidad.