Raquel Mosquera: así se gestó su brote psicótico en el centro comercial donde trabaja

La que fuera mujer de Pedro Carrasco se puso “fuera de sí”, según los trabajadores de su peluquería

LA PELUQUERA Y EMPRESARIA RAQUEL MOSQUERA ASOMADANDOSE A UNA VENTANA DURANTE SU INGRESO POR UNA CRISIS NERVIOSA EN LA CLINICA " PUERTA DE HIERRO "
LA PELUQUERA Y EMPRESARIA RAQUEL MOSQUERA ASOMADANDOSE A UNA VENTANA DURANTE SU INGRESO POR UNA CRISIS NERVIOSA EN LA CLINICA " PUERTA DE HIERRO "IMIVAN / © KORPA

Todo empezó en el centro comercial Burgo Centro, de la localidad de Las Rozas, donde Raquel Mosquera tiene su peluquería. Esa tarde discurría todo con normalidad. La viuda de Pedro Carrasco tiene una clientela habitual que la adora y hace que su local tenga siempre clientes. En un momento Raquel salió de su local y mostró una actitud extraña, fuera de sí. Tanto que sus trabajadoras se alarmaron porque su jefa no se comportaba como lo hacía normalmente y llamaron inmediatamente a su marido, Isi, que no tardó en acudir al centro a recoger a su esposa. El resto de la historia ya la adelantó en exclusiva este medio el pasado miércoles. Raquel Mosquera ingresó a las 0.10 h del día 13 de abril por un brote psicótico en el Hospital Puerta de Hierro. Su marido tuvo que ser atendido igualmente por un ataque de ansiedad provocada por la situación: llevar a su esposa fuera de sí a urgencias y la buscar a alguien que cuidara al pequeño Romeo que han querido mantener al margen de la situación.

Raquel Mosquera posa junto a Isi
Raquel Mosquera posa junto a Isi

El capítulo de la docuserie de la Fábrica de la Tele dedicado a la relación entre Rocío Carrasco y su padre hizo reverdecer esa angustiosa relación de la que Raquel fue testigo. Todas las insinuaciones, reales o inciertas, que se han hecho sobre los hábitos que tenía el exboxeador han podido con la peluquera, que hasta la fecha había mantenido a raya su enfermedad. Así, tras salir en defensa de su marido, Raquel sufrió una recaída. «Es indignante manchar la memoria de una persona fallecida, cuando no se puede defender», confesó Mosquera a la revista «Semana». En cualquier caso, corresponde a los psiquiatras, y no a los periodistas, determinar el motivo de este brote.

Antes de que fuera ingresada en el hospital, Raquel Mosquera ya daba muestras en su Instagram de lo mal que lo estaba pasando: «Y aquí me tienen intentando defender la memoria de mi marido y aclarar algunas cosas. Y lo estoy haciendo a través de mi Instagram, gratuitamente». La peluquera aclaraba que no había concedido ninguna entrevista. «Se me está obligando a que haga una entrevista exclusiva. No tengo miedo a nada ni a nadie (...) Creo que soy bastante valiente al escribir esto. Sin abogados a mi lado, sin representantes, sin familia, tan solo metida en el despacho de mi casa». Este fue el grito de una mujer que nadie escuchó. Además de a Rocío Carrasco, hay que añadir otra víctima en este serial.