Historia

Cuatro enlaces en las próximas semanas y una exclusiva

Emmanuel Schreder y Adriana Abascal, en el Masters Series de Madrid
Emmanuel Schreder y Adriana Abascal, en el Masters Series de Madrid

En esta revuelta primavera donde no acaba de asentarse el buen tiempo se avecinan enlaces como el de Rosa Clará y Josep Artigas. La diseñadora cinco estrellas vestirá un modelo suyo en marfil que mantiene bajo secreto. Es norma de la casa y han conservado el mismo respeto al trabajar para famosos. Acudirán doscientos invitados a esta cita imprescindible en Barcelona en la que habrá qué contar, al igual que catorce días después en la de Marina Castaño, quien perderá su título de marquesa como Pilar Medina Sidonia, que no perdona la reivindicación de su sobrino. También se avecina el enlace de Adriana Abascal, a quien Nati, con la que no tiene parentesco pero sí complicidad, eleva a las alturas para que después Luis Galliussi le ponga los pies en la tierra. Será su tercera boda tras sus matrimonios con Emilio Azcárraga –que la cubrió de joyas como el productor Cesáreo González a María Félix– y Juan Villalonga, uno de los desleales que traicionaron la buena fe de José María Aznar. En EE UU y Francia los presidentes conservan su título hasta su muerte, mientras nosotros corremos a endosarles el ex y choca que Clinton no le viese en la reciente visita que acaba de hacernos. Tampoco telefoneó a Naty, Maribel Yébenes y Cary, a las que conoció de refilón en la casa dominicana de los Rainieri. Ni las recuerda.

Manolo Santana es otro que repite nupcias embalado en su amor con la colombiana Claudia Rodríguez. Me aseguran que ya tiene vendida exclusiva por 30.000 euros porque la hispanoamericana es buena regateadora y negoció incluso sin tener confimada la asistencia de vips como Rafa Nadal y Feliciano López, que podrían compartir escenario con glorias contemporáneas de «Supermanolo», como Manuel Orantes o Andrés Gimeno, además de los muchos amigos que cultivó en una carrera gloriosa muy afincada en Marbella. Con 75 recién cumplidos –que no aparenta–, Manolo celebrará despedida de resoltero porque será su cuarta boda tras la de Mila Ximénez, Otti Glanzielus y la coruñesa María Fernanda González Dopeso, la madre de una Beatriz Santana que prometió artísticamente y parece en paradero desconocido. Creo que lo último que hizo fue «El enfermo imaginario» con el descacharrante Quique San Francisco. Era una de las musas de Luis María Anson, que tiene ojo para descubrir nuevos valores escénicos, y de su instinto exquisito saldría una cantera más que prometedora, tanto como la boda marbellí del ex tenista. En la misma ciudad y desde el jueves, Beatriz de Orleans amadrinará una vez más la exaltación del lujo con eventos montados por grandes marcas que buscan animar el cotarro, como Tod's y sus géminis, que lanzan el modelo «Marbella» con zapatos personalizados, y Ferragamo, que hará en público el modelo de piedras rojas creadas para Judy Garland en «El mago de Oz».