Dalma Jr. y su madre, un duelo de altura

La RazónLa Razón

Descanso sin escapadas, cosas del mal tiempo, ideal para el recuento y el repaso: bueno se lo dan a Ana Botella tras verla con blusa roja en la despedida al gran Paco de Lucía. El público, sin llegar a creerse la triste noticia, evocó aquel año 1991 en el que el guitarrista reconvirtió el repertorio de su amigo Camarón con «Potro de rabia y miel», trabajo que supuso un punto y aparte, como esta alcaldesa. No es la primera vez que lo hace. Fue un golpe de efecto, como el que podrá suponer juntar –o más bien enfrentar– en el programa «Mira quién salta» a Sergio Dalma Jr. con su madre, la reguapa Maribel Sanz, que tantas confidencias férreas me hizo en su día. Busca parecida bulla a la de Rosa Benito –quien ya está en pie de guerra–, la ex del cantante que mañana se incorpora al equipo de tres grupos que desde Madrid –y no en Canarias como el año pasado– someterá al famoseo a la «prueba del agua» en la que Caritina Goyanes ha fallado por una caída. Sorprende que también concurse Olivia Valere, reinona de la «nuit» marbellera y ya icono ante la desbandada allí de grandes figuras internacionales. Y lo mismo le da intervenir en un «reality» de ricachonas como ya hizo, que mostrar tipazo sobre el trampolín junto con Belén Rodríguez –compañera del alma, compañera–, Ángela Portero y Rafa Amargo, quien nos sorprenderá con bañadores de alta costura diseñados por su ahora íntimo Sthepane Rolland, aquel que conoce sus medidas y desmesuras. Quizá habrá que ver también algún tacón al estilo de Esther Williams, dueña del colorín naútico que magnificó a Hollywood. También concurre la última miss España. ¿Qué se ha hecho del concurso que nadie resucita, ese que Andrés Cid apuntilló tras tantos años de guapura, aquel del que surgieron Tita Cervera y hasta la Sofía Mazagatos, que comparte mechas con Lola Herrera en las manos de Moncho Moreno y María Ángeles Cáceres? Duelo reñido, y si faltan estilizaciones como las de la trasnochada Olvido Hormigos, ya archivada en su pueblo, podremos ver cómo se desahoga Patricia Martínez, ex de Muñoz Escassi, que en la pasada edición fue reemplazada por Sonia Ferrer. El apuesto Miguel Ángel Nicolás remata el cuadro junto con alguna cara de «¿Quién quiere casarse con mi hijo? y «Mujeres, hombres y viceversa», el programa donde Emma García sabe pulsar los resortes provocadores.

Dispuestos a la brega remojadora en la piscina olímpica, andan destrozados por el entrenamiento. Olivia, oronda pero radiante, asegura que nunca hizo deporte «y estoy matada». Marbella se apresta a repasarla como los madrileños hacen con el insólito luto de su alcaldesa. Botella sabe cómo animar la tristeza, de ahí que sobresaliera tanto diciendo adiós al músico genial y revolucionario que las montaba buenas con Curro Romero y Camarón. Discutían cuál del trío conocía más variantes del cante grande, dimensión que el dúo acrecentó a lo largo de diez discos juntos. Cuando Paco se universalizó, luego vinieron Tomatito y Vicente Amigo. Siguieron el buen camino como hará el joven Dalma, ya casi veinteañero y temporalmente enfrentado a su madre, con la que convive en Madrid. No será un imposible duelo a muerte, pero sé que al cantante no le gusta nada que su crío se meta en tales berenjenales. Pero sin duda enternecerán y recibirán apoyo.