Gente

Tamara Falcó: “Claro que me veo casada con Iñigo Onieva”

La marquesa de Griñón habla, a propósito de la publicación de su primer libro de cocina «Las recetas de casa de mi madre», sobre su actual pareja

En uno de los mejores momentos de su vida a todos los niveles, Tamara Falcó nos recibe radiante para hablar de su libro: «Las recetas de casa de mi madre». Está morena y guapa guapísima sin apenas maquillaje; me recuerda muchísimo a Isabel Preysler, pero, personalmente, me parece más atractiva con esa buena mezcla que da la casa Griñón.

Tamara Falcó en la presentación de su libro.
Tamara Falcó en la presentación de su libro. FOTO: @tamara_falco

Llegó ayer de Maldivas tras pasar una semana en el paraíso para disfrutar de unas idílicas vacaciones con su madre en Soneva Jani, un súper lujoso resort compuesto por 46 villas de lujo con distintas capacidades y servicios, con una laguna de aguas cristalinas, bordeada de islas con playas vírgenes y cubiertas de exuberante vegetación.

¿Cómo está? La última vez que la entrevisté acababa de ganar «MasterChef» y ahora presenta su primer libro de cocina.

¡Quién me iba a mi a decir esto hace dos años, cuando no sabía ni freír un huevo frito! La idea del libro surgió en el confinamiento, con tanto tiempo para comer. Hablando con mi hermana Ana nos dimos cuentas de que había recetas de siempre que comíamos en casa que se nos habían olvidado, y como mi abuela perdió su libreta de recetas en una mudanza, no quisimos que nos pasara lo mismo y nos pusimos manos a la obra.

¿Y cuál es su receta favorita del libro?

La tortilla de patata y el filete empanado. ¡Me apetecen siempre! Me gusta con cebolla y jamás la recaliento en el micro para que no se cuaje. Me gusta del tiempo.

¿Y la de Isabel Preysler?

La tarta de chocolate. Mi madre es muy golosa y le gusta el dulce, pero en especial el chocolate, que lo devora. Precisamente ayer venía en el avión con cuatro tabletas de chocolate negro en el bolso. Siempre dice que no podría vivir sin los descubrimientos americanos: la patata, el chocolate, el tomate...

¿Hay en el libro alguna receta favorita de su padre, Carlos Falcó? ¿Algún guiño?

No, este es un libro de las recetas de casa de mi madre que hemos comido siempre. Las comidas de casa de mi padre son muy diferentes y tienen para otro libro. Habría mucha caza, mucha tradición manchega, muchas verduras...

¿Su madre cocina alguna vez?

Jamás en la vida. No le gusta nada, pero en cambio le encanta comer bien y siempre ha estado encima de las cocineras en casa. A ella todo lo que sea organizar y gestionar se le da fenomenal y los menús siempre los ha hecho mi madre. También le gusta la mesa y para ella es muy importante siempre la presentación.

Ahora que está Vargas Llosa en su casa, ¿se han animado a preparar platos basados en la gastronomía de Perú?

¡No! Nosotros preparábamos un ceviche y Mario nos pidió por favor que no lo volviéramos a hacer. Es como si te vas a la India y te quieren hacer un gazpacho y es como una especie de agua con un tomate que pasaba por allí.

Si llega un día a casa y está muy cansada, ¿cocina o pide comida a domicilio?

Tiro de Glovo cada vez más porque es alucinante la cantidad de sitios buenos que hay y la comida tan rica que puedes pedir. Me encanta DiverXo de Daviz Muñoz y el entrecot París que viene con patatas y ensalada.

¿E incluye alguna receta en el libro apta para el convite de su boda?

No, estas son recetas de casa y para mi enlace haría algo «más importante» y elaborado. Amo la alta cocina y la valoro muchísimo.

¿Se ve casada? ¿Dónde visualiza su boda? ¿Aquí al lado en Los Jerónimos, por ejemplo?

Claro, pero no en Los Jerónimos sino en alguna ermita de Plasencia, en El Rincón, en sitios donde se ha casado mi familia.

¿Con Íñigo Onieva?

¡Por supuesto que me veo casada con Íñigo! Si no, no estaría con él, no perdería el tiempo. Estoy en una época maravillosa que es el noviazgo, y no me la quiero saltar por nada del mundo. Estamos disfrutando muchísimo de esta etapa y no la cambio por nada.

¿Y cómo es él?

Es muy disfrutón, simpatiquísimo, cariñoso, fácil, sociable… ¡Un todo terreno! Todo le va bien y, además, le encanta la tortilla de patata con cebolla.

La veo muy enamorada...

Sí, sí lo estoy. Cada vez más. Lo he echado mucho de menos estos días en Maldivas.

¿Le gustaría tener niños?

¡Por supuesto! Me encantaría formar una familia si Dios quiere. Es muy importante elegir un buen padre para tus hijos porque es para toda la vida.

¿Cuáles son sus proyectos de trabajo?

Hasta diciembre, cumplir con todos mis compromisos publicitarios. Además, sigo con «El Hormiguero» en Antena 3 y en enero empiezo mi formación de chef pastelera en Le Cordon Bleu.

Falta muy poco para su cumpleaños, ¿qué le pide a los 40?

¿Más? No soy capaz de pedir nada, sino de agradecer a la vida por tanto. Mi madre me dice que los 40 es una edad buenísima para la mujer, además me están preparando una fiesta maravillosa.