Gente

Boris Izaguirre tras su operación de urgencia: “Me han pedido que baje el ritmo”

El escritor, columnista y presentador de televisión concede su primera entrevista tras su intervención

Nuevo ciclo sobre feminismo impulsado por La Térmica
Nuevo ciclo sobre feminismo impulsado por La Térmica FOTO: La Térmica

Entró en el hospital para hacerse unas pruebas y le sometieron a una endarterectomía carotidea, para frenar la acumulación de coágulos y depósitos de grasa cerosos de las arterias carótidas, y que sirve para disminuir el riesgo de infarto y de ictus. El escritor Boris Izaguirre fue dado de alta el pasado Jueves Santo y descansa en su domicilio sin secuelas ni problemas secundarios.

¿Cómo se encuentra?

Muy bien, tranquilo ya en casa. Leyendo y descansando mucho.

¿Fue a someterse a unas pruebas y acabó ingresado?

Iba solamente a hacer a unas revisiones, si, el jueves anterior a la Semana Santa, y debieron realizarme una operación de previsión.

Se publicó entonces que había sido un problema de corazón.

No fue en el corazón, sino en el cuello.

¿Acudió al hospital porque comenzó a sentirse mal?

No me encontraba bien y decidí que lo mejor era ir al hospital.

Y las pruebas determinaron entrar en el quirófano.

Me descubrieron una placa y un coágulo en la arteria carótida derecha. Es muy difícil que te des cuenta de una cosa así, porque es algo que no se ve a simple vista… a menos que te hagas una revisión.

Boris Izaguirre
Boris Izaguirre FOTO: RTVE

¿La intervención era absolutamente necesaria?

Si, porque había que evacuar ese coágulo y remover la placa.

¿Con ello se elimina cualquier riesgo futuro?

Esa operación es para prevenir futuros problemas cardiovasculares. Es decir, o un infarto de miocardio o un infarto cerebral. Tuve muy claro que debía entrar en el quirófano, tome la decisión sin dudarlo.

Algún medio originó situaciones de alarma…

Pues no cabía esa alarma. Simplemente, repito, fue un acto de prevención. Y tuve la suerte de contar con el diagnóstico adecuado y la ciencia para poder intervenir.

¿Estuvo nervioso?

Me quedé más tranquilo cuando me explicaron todo correctamente. No hubo nervios. Y no estamos hablando de que tenga una enfermedad, en absoluto.

¿Le han quedado algún tipo de secuelas?

No, por supuesto que no, porque no acarrea ninguna clase de secuela. Si hubiera sufrido un infarto sí que tendría que tener algunos cuidados específicos.

¿Puede hacer vida normal?

Ya hago vida normal desde que salí del hospital. Pero tengo que tomarme las cosas un poco más tranquilas. Estaba aceptando demasiados compromisos profesionales. Apenas contaba con tiempo libre.

Y le han recomendado parar.

Más bien, reducir el ritmo, y en eso estoy.

¿Será capaz de replantearse la vida?

No queda más remedio que bajar el ritmo. Es lo mejor. Todo sea por la salud.