Joaquín Kremel: «No seré decadente; espero degenerar con dignidad»

Profesión: actor.. Nació: en 1947, en Mongat (Barcelona).. Por qué está aquí: interpreta con Javier Gurruchaga «Los reyes de la risa» en el teatro Arenal (Madrid).

–«Los reyes de la risa». ¿Quién se ríe más de nosotros?

–Los que creen que somos estúpidos, el poder. La sociedad va por delante de ellos.

–Media humanidad se ríe de la otra media. ¿En qué mitad está usted?

–En ninguna de las dos o en las dos. Unas veces toca reír y otras llorar.

–Hay risas que duelen como puñales...

–A mí me duele la risa de los políticos cuando no sabemos de qué se ríen.

–Una comedia de dos actores retirados. ¿Preparado para la decadencia?

–Nunca seré decadente: trato bien a mi cuerpo y a mi espíritu. Espero degenerar con dignidad.

–El éxito viene y se va...

–No depende de nosotros, sino del público. Si te abandona, caes. Hay que estar preparado para la caída, anteponiendo la vida al éxito.

–¡Qué difícil saber cuándo debe uno retirarse!

–Uno debe retirarse cuando el oficio le empieza a aburrir.

–En la comedia, los dos actores no se pueden ni ver. ¿El rencor es una forma de esclavitud o...?

–De esclavitud, creo. Yo no puedo ser rencoroso porque soy olvidadizo. A veces abrazo hasta al que me ha puesto a parir.

–¿Por qué las parejas de cómicos acaban odiándose y separándose?

–Por lo mismo que cualquier otra pareja. Por las memeces cotidianas.

–¿Es posible la amistad sincera entre dos actores?

–La amistad entre actores es escasa, pero posible.

–¿Qué hace insoportable a un actor?

–La vanidad por encima de todo. No ver más allá de su propio ombligo.

–¿Y qué le hace soportable?

–Sus miedos, sus inseguridades.

–¿A quién tiene ganas de decirle «quien ríe el último ríe mejor»?

–A Mourinho.

–¿Y a Artur Mas?

–Me hace pasar mucha vergüenza ajena. El secesionismo es un disparate.

–«Lo ilegal lo hacemos rápidamente; lo inconstitucional nos cuesta un poco más» (Henry Kissinger).