La Duquesa de Alba no volverá a viajar

La duquesa de Alba y Alfonso Díez

El ver a Eugenia Martínez de Irujo tan animada junto a Diego Osorio, la nueva imagen de Zegna, tranquilizó un poco a todos sobre el estado de su madre, que sigue convaleciente en Roma. Con Alfonso Díez le llegaron los excesos a la Duquesa. Su hija le marcaba el rumbo a seguir, pero con Cayetana nunca se sabe y bien lo demostró en los primeros años, cuando luchó contra viento y marea –y la lógica incomprensión por parte de sus hijos– por su relación sentimental. Se equivocaron. Ahora, salta a la vista el amor que les une y que pasean por el mundo como dos veinteañeros.

La escalinata del Campidoglio de Roma es para tener cuidado con ella, de ahí el nuevo accidente de la Duquesa, sobre el cual su hija me comentó: «Dentro de unos días, mamá ya estará con nosotros. Mi hermano Carlos, que está recién llegado de verla, nos ha tranquilizado». Aproveché para preguntarle por qué se niega a anular su matrimonio y me contestó tajante que «no es cosa mía, eso sigue su curso». Ante Paco León, Bibiana Fernández y Rossy de Palma aseguró que «le hemos dicho a mamá que ya basta de viajar». Estuvo treinta minutos exactos para amadrinar el nuevo perfume de Rosa Tous, una muy buena conmemoración del catalán día de Sant Jordi. Barcelona volvió a batir la marca de autores demandados, mientras que la celebración madrileña fue modestísima y donde, para colmo, la tuna se declaró en huelga ante unos estupefactos Príncipes.

El Ritz –con Christian Tavelli como nuevo director general– estrenó los uniformes del servicio. Tienen un aire alpino, quizá a eso se debía la frialdad que se sentía en su salón principal. Allí paseó Ana Rodríguez, donde anticipó ante su hija, Amelia Bono, que prepara «las memorias de mi vida». Algunos se regocijan ante la idea de descubrir todo lo que tiene que contar esta coruñesa, ex mujer del político que tanto juego dio en el Congreso.

Bibiana, reportera intrépida

A la fiesta acudieron Lorenzo Castillo y su colega de profesión, Tomás Alía. Comentaron el encontronazo en Marbella de Julio Ayesa y Tomás Terry y el corte de pelo de Alejandra Martos, unida a Tony Acosta y vestida en tonos turquesas. Bibiana presumió de su blog y, por eso, acudió con la cámara de fotos en plan reportera intrépida; captó el moño de Samantha Vallejo-Nájera y la serenidad de José Toledo, además de las ganas de retirarse de Salvador Tous. Vanessa Romero exhibió sus rompedores diseños, Kira Miró, su traje rojo y la japonesa Mine Kawakami, la ilusión. Olía a rosas de Rosa, qué menos por Sant Jordi.