Sea condescendiente consigo mismo

La Razón
La RazónLa Razón

- ¿Qué resulta más difícil, dejar de fumar puros o cigarrillos?

–Da igual. Digamos que tanto el fumador de puros como el de los cigarrillos es una persona dependiente de la nicotina. Tal vez lo que ocurre es que el fumador de puros consume tabaco con unas connotaciones ligeramente distintas al que fuma cigarrillos. En tal caso, sería un poco diferente la parte de apoyo psicológico que podría necesitar.

- ¿Cuáles son esas diferencias?

–Lo más importante es que durante los tres y cuatro primeros días tras la decisión saludable de dejar de fumar, Rajoy debe tratar de evitar las situaciones en las que ejercía el hábito y aquellas que asocia más al momento de encenderse un puro. En el caso de que eso no pueda ser posible, porque forman parte de sus rutinas, tiene que diseñar una estrategia o establecer un plan B para poder enfrentarse al tabaco sin caer de nuevo en la tentación. Por ejemplo, si lo solía hacer tras el Consejo de Ministros, que en vez de fumarse el puro busque otra solución, como pueda ser darse un paseo y respirar el aire puro de los jardines de Moncloa.

- ¿Qué cambios experimentará durante las primeras semanas?

–Debe pensar que es lógico que durante varias semanas después (entre ocho y diez) pueden aparecer diferentes síntomas del síndrome de abstinencia, como episodios de ansiedad, irritabilidad, etc. Todo es normal, por lo que debe ser más condescendiente consigo mismo; se está deshaciendo de una drogodependencia que lleva consumiendo desde hacía mucho tiempo. Por ello puede aparecer todo un abanico de cambios en su organismo hasta que se adapte a la nueva situación, que irá superando poco a poco. Al cabo de varias semanas desaparecerá finalmente.

- En todo caso, ¿deberá recurrir a los tratamientos farmacológicos?

–Sí, es algo que recomendamos. En la actualidad tenemos la terapia sustitutiva de la nicotina, la vareniclina o el buropropión. Cualquiera de ellos le va ayudar a dejar de fumar y al mismo tiempo atenuará la sintomatología que he referido anteriormente.

- ¿Será necesario que se ponga en manos de un profesional médico?

–Puede acudir a las consultas o tenerlas por teléfono, ya que le ayudarán a superar los distintos periodos.

- ¿Qué no recomienda?

–El uso del cigarrillo electrónico, porque no está avalado ni controlado suficientemente. Algunas marcas contienen sustancias tóxicas.

- ¿Cuándo se reducirá el riesgo cardiovascular y respiratorio que tenía mientras fumaba?

–Desde el mismo momento en que se deja disminuyen las probabilidades. Pero no es hasta los cuatro o cinco años cuando se iguala el riesgo de sufrir una bronquiolitis con, por ejemplo, una persona no fumadora.

*Director del Programa de Investigación de Tabaco de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ)