La tragedia se ceba con los Jolie

Dos semanas después de que la actriz anunciase que se sometió a una doble mastectomía, su tía falleció el domingo a causa de un cáncer

«Angelina ha estado muy cerca de su tía y ha hecho todo lo posible para ayudarla», aseguran
«Angelina ha estado muy cerca de su tía y ha hecho todo lo posible para ayudarla», aseguran

Fue una de las personas que más animó a Angelina Jolie a pasar por el quirófano para reducir sus posibilidades de padecer cáncer. «Si ella hubiese sabido antes lo que supo demasiado tarde, también se habría sometido a una mastectomía», aseguraba un familiar al «Sunday People». Sin embargo, la estrategia de prevención llegó demasiado tarde para Debbie Martin, la tía de Jolie, que no ha podido superar la enfermedad contra la que luchaba desde 2004 y fallecía el domingo, a los 61 años, en el hospital Palomar Medical Center de Escondido, California. «Ella ha sido un brillante ejemplo para Angelina y es la protagonista anónima de esta historia, porque fue la primera mujer en la familia Bertrand que intentó operarse para prevenir la enfermedad», asegura el entorno de la fallecida.

Test positivo

Debbie era la hermana menor de Marcheline Bertrand –la madre de Angelina, que también murió en 2007 a los 56 años– y, al igual que ella, padecía la mutación genética que le predisponía a desarrollar esta enfermedad.

Aunque aparentemente son sólo unas siglas, el BRCA1 es el gen hereditario que ha forzado muchos fallecimientos prematuros en la familia materna de Jolie. De hecho, cuando a Marcheline le diagnosticaron que padecía cáncer y supo que lo portaba, fue quien convenció a Debbie para que se hiciese las pruebas y comprobase si ella también lo había heredado. El test resultó positivo. La tragedia familiar se prolongaba. «Me duele el alma y ahora tengo que aprender a caminar despacio, paso a paso, para curar mis heridas y este agujero que tengo en el corazón», aseguraba la tía de Angelina tras la muerte de su hermana. Quizá por este motivo se convirtió en uno de los principales apoyos de su sobrina y se enorgulleció del valor que demostró al someterse a la operación preventiva. Por su parte, también «Angelina ha estado muy cerca de Deb y ha hecho todo lo posible para ayudarla», aseguraba el cuñado de la fallecida al «Sunday People» antes de que se conociese el triste desenlace. El apoyo y el calor del clan ante esta enfermedad ha sido un consuelo para Debbie, tal y como confirmaba su marido, Ronald Martin, en declaraciones a «E! News»: «Ella ha estado en contacto con nosotros toda la semana y su hermano Jamie nos ha acompañado todos los días». «Ambos querían mucho a su tía y aunque Angie no puede venir ahora, nos ha enviado su cariño y apoyo», añadía el tío de la intérprete. Entre las visitas que recibió la tía de Jolie –que había sido ingresada el miércoles en el hospital tras sufrir una grave crisis– sorprendió la de su ex cuñado, John Voight, que pese a la tensa relación que mantuvo con la madre de Angelina y con la propia actriz –de hecho, aseguró que se había enterado por la Prensa de la operación a la que se sometió su hija–, estuvo acompañando a Debbie gran parte del domingo en el centro sanitario en el que permanecía en coma y en el que finalmente fallecía.

La prometida de Brad Pitt recibía así la dolorosa noticia apenas dos semanas después de que hubiese anunciado –en el artículo que escribió para el «New York Times» explicando los motivos por los que había pasado por quirófano– su deseo de que su historia fuese inspiradora para otras mujeres que sienten la espada de Damocles de esta enfermedad pendiendo sobre sus vidas. Asimismo, Angelina Jolie, de 37 años, aseguró que quería disipar de la vida de sus hijos el miedo a perderla joven. «Hablamos a menudo de la ''mamá de mami'' y tengo que explicarles la enfermedad que se llevó a su abuela lejos de nosotros», escribía. «Siempre les he dicho que no se preocupen, pero lo cierto es que yo también tengo ese gen ''defectuoso''», comentaba. Por eso, entre los planes de la protagonista de «Inocencia interrumpida» está volver a pasar por el quirófano para someterse a una nueva intervención y reducir las posibilidades de desarrollar la enfermedad ya que, tal y como ella misma reveló, eran de un 87% para el cáncer de mama y de un 50% para el de ovarios.

Seguir su ejemplo... durante seis meses

Los expertos creen que la decisión de Jolie puede tener efecto sólo a corto plazo. La mujer de Reagan, ex presidente de los Estados Unidos, también se sometió a una mastectomía en 1987 después de que le detectasen células cancerígenas en uno de sus pechos y lo hizo público. Un estudio publicado en el «Journal of the American Medical Association» concluyó que en los seis meses siguientes a la intervención se registró un aumento de hasta el 25% en el número de casos de mujeres que decidían extirparse la mama en vez de conservarla. A comienzos del año siguiente, en 1988, el porcentaje empezó a bajar hasta que en 1989 la cifra volvió a ser la misma de siempre.