Largerfeld, los otros candidatos para recibir su herencia

Lagerfeld con su asistente, Sebastien Jondeau

Karl Lagerfeld manifestó públicamente que su cuerpo fuera incinerado y sus cenizas esparcidas donde estaban las de su madre, Elizabeth, muerta en 1978

Karl Lagerfeld manifestó públicamente que su cuerpo fuera incinerado y sus cenizas esparcidas donde estaban las de su madre, Elizabeth, muerta en 1978. Sobre a quién irá a parar su cuantioso legado, hasta que no se conozcan sus últimas voluntades, la hipótesis se inclinan a que su familia no participará de ella. Apenas se sabe que tiene dos hermanas mayores, Thea, de un primer matrimonio de su padre y otra dos años mayor que Karl, y Martha Elizabeth «Christel», que vive en Connecticut, Estados Unidos. Con este desarraigo, eligió su propia familia. Ademas de amigos como la periodista Carine Roitfeld, la modelo Cara Delevingne o Carolina de Mónaco, su círculo habitual eran, además de Choupette (7 años), su asistente personal, Sebastien Jondeau, que, además de guardaespaldas y chófer, también es diseñador de ropa inspirada en su deporte favorito, el boxeo, y que se vende en la web de la firma Karl Lagerfeld. También sus dos ahijados, que viven en Nueva Jersey; Jameson Kroenig, de 8 años, y Hudson de 11, que lleva desfilando con Karl desde 2011. Los dos son hijos de Nicole Bollettieri y Brad Kroenig, un modelo norteamericano que conoció en 2002 y se convirtió rápidamente en parte de la familia Lagerfeld. Sobre su fortuna, el propio diseñador afirmaba que uno de los beneficiarios de ese capital sería su gata Choupette, entre otros y que nadie se preocupase porque había suficiente para todos. En ese «nadie» posiblemente se refería a sus ahijados y a su asistente personal, aunque puede haber alguna sorpresa.