Rivera y el “efecto Malú” en la noche del 10-N: “Se ha llevado una gran alegría con la decisión de Albert”

La cantante y el ya ex lider de Cs meditaron la decisión. “Doy gracias a mi pareja, que ha estado aguantándolo todo”, dijo en su despedida. En el partido le reprocharon que se hablara más del posible embarazo de la cantante que de su programa electoral

  • Albert Rivera y Malú, en imágenes de archivo
    Albert Rivera y Malú, en imágenes de archivo
Madrid.

Tiempo de lectura 5 min.

11 de noviembre de 2019. 18:38h

Comentada
José de Santiago / José Luis Díez-Garde,  Madrid. 10/11/2019

“Doy las gracias a mi pareja, que ha estado a mi lado aguantándolo todo contra viento y marea y a mis amigos. Quiero ser feliz. Permitidme que me dedique a los que más quiero, a mi familia y a ser mejor padre, mejor hijo, mejor pareja y mejor amigo”.

En la emotiva despedida de la política de Albert Rivera después del batacazo electoral, no faltaron palabras para Malú. La hora de la dimisión fue también el momento para hablar ya sin tapujos de la relación que mantiene con la artista. Supimos el pasado mes de febrero que el político y la cantante estaban juntos aunque las primeras imágenes no aparecieron hasta junio. Ambos se han dejado ver pero en muy contadas ocasiones y se han convertido en el foco de rumores de todo tipo. El último, el posible embarazo de Malú.

Rivera comienza una nueva vida en la que ya no le afectarán de la misma manera lo que se diga sobre su vida personal. Toda cara tiene su cruz. Si el ex lider de Cs vivía con intensidad su historia de amor, algunos integrantes de la cúpula del partido no creían que la exposición mediática por este asunto “frívolo”, según decían, le favoreciera. Y así se lo hicieron saber. También le aconsejaron que si estaba decidido firmemente a seguir con esa relación que no la ocultara y apareciera con su novia en público con la mayor naturalidad. Pero hizo caso a medias. Y la pasada noche recapacitó. Y lo consultó con Malú. Quién sabe si la retirada política es definitiva y en algún momento regresa con actitud renovada y nuevas ilusiones.

En la noche electoral recibíamos una llamada de un amigo de Albert, que ocupa un cargo en “Ciudadanos”. Se lamentaba de que “hemos salido perdiendo todos ante la opinión pública, así se lo reprochamos en el partido a Albert. Llegó un momento en que interesaba más el noviazgo con Malú que sus ideas políticas. Es que interesa más si su pareja está o no embarazada, que la lucha por los escaños. Así no vamos a ninguna parte. Hay que cambiar muchas cosas . Y si no queda más remedio que Albert desaparezca por un tiempo... adelante. Es una pena haber acabado así. Lo siento por Albert pero su dimisión es lo más responsable”. Y así acabó sucediendo. “Cuando ha anunciado esta mañana su adiós todos hemos sentido una gran pena, estamos a su lado desde los inicios, no ha sido un plato de buen gusto para nadie”.

Albert Rivera y Malú

Por el momento, Rivera, si se confirma que Malú espera el primer hijo de la pareja, tendrá más tiempo libre para apoyarla en su embarazo. Porque también ha renunciado a su escaño de diputado. Y es que, confiesa, “es mejor que mi acta la recoja alguien que esté al ciento veinte por cien”.

Otra fuente, en este caso cercana a Malú, nos devela que “a ella no le hacía la menor gracia ser una segundona, y menos llegar a la Moncloa. Cuando Albert decidió que dejaba la política se llevó una gran alegría.” De esta manera, Malú se ha convertido en perdedora, por los resultados en las urnas de su pareja, y a la vez en ganadora.

Una protagonista inesperada

Quién nos iba a decir que el debate del pasado 4 de diciembre acabaría apareciendo en las páginas de la Prensa del corazón. Todo por una frase de Rivera en la que habló de “sus hijos”. “Dicen que los españoles no podemos, pero yo creo que sí se puede, es lo que nos enseñaron mis padres y es lo que quiero enseñar a mis hijos”, aseguró. Durante la semana de campaña la intérprete optó por una discreción total. El ya ex líder de Ciudadanos se hizo viral el pasado domingo gracias a Lucas, el perro de uno de sus colaboradores, con el que preparaba el debate del día 4. Malú, el mismo día, publicaba una imagen de Chanelo, su gato. Curiosa coincidencia.

Ver esta publicación en Instagram

Domingos... ??????

Una publicación compartida de Malú (@_maluoficial_) el

Lidia Bedman felicita a Santiago Abascal

Al contrario que Cs, Vox aumenta su presencia en el Congreso de los Diputados. Lidia Bedman, mujer de Santiago Abascal, consiguió incrementar sus seguidores en más de 2.000 tras la aparición de su marido en el programa “El Hormiguero”. Actualmente cuenta con más de 163.000 (y sigue subiendo), que son 10.000 más que con los que contaba hace apenas dos semanas. Y este dato no es baladí, ya que si en junio, con menos seguidores, se calculaba que podría cobrar 1.300 euros por algunas de sus colaboraciones, con eso nuevos números de “followers” ese caché solo se incrementaría.

La presencia de Bedman en la campaña también ha sido más bien escasa. Estuvo presente en el acto de Vistaalegre, pero se mantuvo en un segundo plano. Supimos que acudió porque tras él subió una publicación a su cuenta de Instagram en la que se podía leer “España siempre” y donde veíamos a su hija mayor ondeando una bandera de España. El jueves, también en Instagram, subió una foto suya en la que decía: “No veo el momento que termine la semana”. Dos guiños, o eso parece, a su marido.

Eso sí, la discreción, como en el caso de Malú, parece una máxima también es esta pareja. Abascal no suele publicar fotos de ella, y Bedman hace lo mismo. De hecho, el líder de Vox prefirió evitar la foto de la pareja ejerciendo su derecho al voto, una instantánea clásica de la política mundial. Pero, cuando se supo del triunfo de su marido, le mandó una felicitación. Escribió "Enhorabuena mi amor. #EspañaSiempre #VivaEspaña #sinmiedoanadanianadie #equipo".

Isabel Torres: la figura clásica

La mujer de Pablo Casado suele cumplir a rajatabla lo que se espera de la pareja de un candidato (o candidata) a la presidencia del Gobierno. Acude con su marido a los actos que son necesarios para apoyar y dar una imagen de familia perfecta (que todo hace pensar que lo son), pero lo cierto es que en los últimos tiempos todo parece indicar que los asesores políticos prefieren que tampoco se abuse de esta imagen: el trabajo es trabajo y la familia, vida privada. Torres acompañó a su marido hasta la sede de Génova para seguir los resultados electorales y por la mañana se le pudo ver votar junto él.

Albert Rivera y Malú

Begoña Gómez se la juega

La mujer de Perdo Sánchez es la única que puede presumir en estos momentos de tener las cosas claras: ella por ahora dormirá en el colchón de la Moncloa. Durante estos días su presencia ha sido, como el del resto de parejas de los candidatos, bastante discreta. Está claro que la consigna es no cansar al público con la imagen familiar. Hasta que llegó el momento de la valoración de los resultados. Entonces, Begoña Gómez sí que acompañó a su marido vestida de rojo. Llamó la atención sus exagerados aplausos. Intentaba transmitir una euforia que nadie en Ferraz, ni al otro lado de la televisión, sentía.

Albert Rivera y Malú

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs