Melania Trump vuelve a “olvidarse” el sujetador

La Primera Dama vuelve, en menos de una semana, a no llevar sostén en un acto público

Melania Trump tras descender del «Marine One»
Melania Trump tras descender del «Marine One»

Melania Trump ha demostrado que es ajena a todo tipo de comentarios que se puedan verter sobre ella. Si la semana pasada las redes sociales y algunos medios se hicieron eco de la desafortunada transparencia de sus senos de la que fue objeto por una inesperada lluvia, este domingo volvió a desafiar a los críticos con otro vestido blanco debajo del que se adivinaba que no usó sujetador. Algunos analistas apuestan desde hace tiempo a que su vestuario es un medio de expresión, pero nadie acierta a saber qué es lo que quiere decir.

Ya con aquella gabardina de Zara en la que estaba escrito “La verdad es que no me importa, ¿y a ti?” su equipo de comunicación negó que se tratase de algún mensaje oculto y sí fruto de la casualidad, algo que fue descartado al asegurar que era un mensaje directo para «los medios de la izquierda que me critican», como explicó en una entrevista posterior. También nos avisó de que era importante para ella que la gente se fijase en sus actos y no tanto en la ropa que se pone. Pero por enésima vez, solo lo ha conseguido en parte.

Si el pasado 4 de julio, le restó protagonismo al evento e incluso al discurso hiperpatriótico de su marido cuando las redes sociales hicieron zoom en el chaparrón sobre su vestido de Carolina Herrera, este domingo, ni corta ni perezosa, de nuevo y haciendo alarde de una fuerte determinación, volvió a optar por un vestido níveo en el que se adivina que ha vuelto a no ponerse sostén en su vuelta a la Casa Blanca desde Nueva Jersey. Si esto se convierte en una tónica general habrá que plantearse que a partir de ahora ya no será sorprendente y puede que se normalice esta visión que no suele corresponder con el recato habitual de una primera dama americana. Y ojo, que nadie juzga, los hechos y las fotos están ahí.