Actualidad

La extraña despedida y muerte de Eduardo Gómez

Hace 8 meses, con una trágica imagen en un hospital, Eduardo Gómez se despedía de sus seguidores diciendo “Estoy algo tocado”. Desde entonces, nada se ha sabido del popular actor

El popular actor conocido por el gran público por su participación en series como “Aquí no hay quién viva” o “La que se avecina” ha muerto hoy domingo 28 de julio a los 68 años. La triste e inesperada noticia la hacía pública Alberto Caballero, director de las ficciones que le dieron la fama, a través de las redes sociales: "Se nos ha ido este ser maravilloso, metrosexual, pensador y mente fría. Buen viaje, Edu”. Eres historia de la comedia, adiós león”.

Publicidad

Minutos después las redes se llenaban de mensajes de despedida al eterno secundario que tanto nos hizo reír, convirtiendo su adiós en Trending Topic. Santiago Segura lo definía como “un tipo divertido, peculiar, sencillo y humano”. El homenaje en redes sociales de sus compañeros de la popular serie no se hacía esperar. Cristina Castaño lloraba desconcertada su pérdida y Fernando Tejero, escribía en sus perfiles sociales: “Me dejas sin palabras, aún sin dar crédito pero me dejas también con recuerdos maravillosos de muchas risas y mucho cariño.” Lidia San Jose recordaba ”los 20 años que han pasado desde que nos conocemos en los que siempre me has hecho reír, hasta hoy, que me haces llorar” y Beatriz Rico recordaba lo que le dijo “la última vez que te vi, te dije, no se por qué, pero cada vez que te veo me pongo de buen humor. Qué tristeza y qué nudo tengo.”

Pero el secretismo envuelve los últimos meses de la vida del popular actor y en el momento de redactar esta información, cuando ya han trascurrido varias horas de que se hiciera pública su muerte, nadie se pronuncia sobre las causas de la misma.

Publicidad

¿Estaba enfermo? ¿Mantenía contacto con sus compañeros de profesión?. Resulta extraño que no haya trascendido aún las causas de la muerte de un actor tan popular y querido dentro y fuera de la televisión. A pesar de que todos sus compañeros le recuerdan con enorme cariño, ninguno se ha pronunciado sobre la enfermedad que podría ser la causa de su muerte y que habría provocado un ingreso hospitalario hace ahora ocho meses. Fue entonces, el 18 de noviembre de 2018, cuando Eduardo lanzaba desde sus redes sociales una llamada de atención sobre su estado de salud, dejando preocupados a todos sus seguidores de Instagram. Con una fotografía en la que aparecía sentado en el suelo de un hospital agarrado a un gotero se despedía de sus fans con unas palabras que no hacían preveer que ésta iba a ser su última imagen pública: “Estoy un poco tocado, en breve estaré con todos vosotros. Os quiero.” Pero nunca más volvió a dejarse ver, al menos, en las redes sociales.

Publicidad

Andrés Pajares le dio su primera oportunidad como actor y fueron grandes amigos.

Eduardo Gómez empezó a actuar, como el mismo confesó en una entrevista, gracias a Andrés Pajares cuando acompañó a un amigo a la grabación de la serie ¡Ay, Señor, Señor!, en la que hizo una pequeña intervención. Los dos actores cómicos se hicieron grandes amigos y aquello supuso el inicio de su trayectoria profesional. Hasta entonces, Eduardo Gómez solo había probado suerte participando como figurante en algún rodaje. Su vida estaba muy alejada de los focos y sobrevivía como podía con su hijo trabajando como vendedor de enciclopedias a domicilio, dependiente de grandes almacenes o en la hostelería. Pocos saben que también trabajó como albañil. Su vida iba a cambiar drásticamente a raíz de conocer a Pajares, empezando su carrera con pequeños papeles en series de televisión.

Publicidad

Pero su gran oportunidad le llegaría en 2003 cuando se hizo conocido para el gran público a partir de su trabajo en “Aquí no hay quien viva”, la serie emitida por Antena 3, en la que interpretó el papel de Mariano, padre de Emilio (Fernando Tejero), el portero del edificio. Este papel, además de una enorme popularidad le reportó dos años más tarde el dicho papel le Premio al Mejor Actor Secundario en Televisión, concedido por la Unión de Actores. Después, continuaría su trabajo en Telecinco en “Aquí no hay quién viva” hasta que, en 2013, se retiró después de más de 10 años trabajando sin parar. Unos años después, en 2017, confesaba que “Lo hice porque si no iba a petar. Me fui de la serie con todo el dolor de mi corazón, pero estaba tocando fondo. Necesitaba descansar. En una ocasión estuve grabando durante 24 horas seguidas. Me acuerdo de que en invierno descapotaba el coche para poderme despejar de camino a casa“.

Aunque aquella retirada también escondía otros motivos personales: su ruptura con su novia Jessica, 37 años menor que él y la enfermedad de su madre que fallecería en 2017, con 97 años

Aunque en 2015 se incorporó al elenco de la serie “Gym Tony”, para interpretar a un ex futbolista venido a menos, Eduardo tiene más tiempo para dedicar a las dos mujeres de su vida: su anciana madre y su joven novia Jessica, quién rompe con el actor en 2016. En una entrevista concedida a Sábado Deluxe en 2017, el actor reconocía que atravesaba un complicado momento personal y que aún no había superado la ruptura con su novia Jessica, una joven 37 años menor que él, con la que estuvo siete años y fue su gran amor. Eduardo, muy emocionado, confesaba que “estuvimos siete años y pico juntos, pero ella tenía que continuar su camino“ aunque “sigo teniendo contacto con ella y su familia“. El actor no ocultó los motivos que le separaron de su gran amor: “yo no tenía problemas con la edad, pero ella no estaba preparada para las críticas“. Después de Jessica, nunca volvió a enamorarse aunque aseguraba que, gracias a la fama, “las mujeres caen rendidas a mis pies. No tengo la culpa de ser tan guapo. Eso sí, antes de ser actor no me comía una rosca”.

El actor se centra entonces en el cuidado de su anciana madre que fallecería en 2017, a los 97 años de edad. Su muerte fue, como él mismo reconoció “un golpe muy duro porque estábamos muy unidos. Me ha dado lecciones de vida, todo lo que sé ahora, y el cariño. Con ella estuvimos como una piña todos hasta el final.”

Si la muerte de su madre y u primera mujer le abandonó dejándolo sólo con su hijo recién nacido

Pero sí algo marcó a fuego su complicada vida y su maltrecho corazón fue el abandono de su primera esposa y madre de su único hijo: “Me abandonó dejándome una nota y con mi hijo recién nacido. Me levanté por la mañana y mi hijo estaba llorando. La llamé, pero no contestaba y ya me encontré la nota en la nevera”. Aunque le costó mucho tiempo encontrar una explicación a las razones por las que la madre de su hijo, le abandonó y nunca quiso confesar el contenido de aquella carta, Eduardo Gómez trató de profundizar en la herida: Eso no tiene explicación. Todavía me lo pregunto. No nos llevábamos mal, simplemente la situación económica no era buena. Yo era camarero y además vendíamos libros.” Nunco supo nada de la madre de su hijo y tampoco cómo explicar a su hijo el abandono, aunque aseguró que había conseguido perdonarla. Aquella historia que le produjo un profundo dolor aún sigue latente en su corazón: “La procesión va por dentro, pero yo me refugio en el sentido del humor. Cuando estoy en mi casa le doy muchas vueltas a todo”.