Especiales

La progresiva vuelta a la normalidad de Naturgy

La compañía que dirige Francisco Reynés ha diseñado un plan de reactivación gradual de la actividad de cara a anticiparse al escenario post Covid-19

Naturgy es la primera energética que ha diseñado un plan de desconfinamiento progresivo de sus empleados
Naturgy es la primera energética que ha diseñado un plan de desconfinamiento progresivo de sus empleadosLa Razón

Desde hace ya más de cuatro meses el coronavirus se ha convertido en la palabra de moda en nuestro país. Este virus nos ha dejado más de dos meses de confinamiento y unas previsiones económicas y sociales inciertas para los próximos meses. Afortunadamente, no obstante, estamos comenzando a ver luz de este túnel. Gran parte de la población española se encuentra ya en la fase 1 y se habla ya de que algunas zonas podrían dar el salto próximamente a la fase 2. Esto no sólo es un avance en el proceso de desconfinamiento para la población, sino también un primer paso para la vuelta a la normalidad de nuestro país.

En este contexto, muchas compañías españolas se están preparando para volver a la normalidad productiva diseñando estrategias y planes que permitan una reactivación progresiva de su actividad, garantizando en todo momento la seguridad de clientes y también de los empleados. Es el caso, por ejemplo, de la energética Naturgy.

La compañía presidida por Francisco Reynés fue una de las empresas que desde el comienzo del Covid-19 puso en marcha un ambicioso plan de acción con más de una veintena de medidas para hacer frente a su impacto. Durante este tiempo, ha intensificado sus acciones para apoyar a la sociedad, clientes y proveedores frente al virus y actualmente tiene activas numerosas iniciativas que dan cobertura financiera y social a más de 10 millones de hogares y profesionales.El mismo presidente de la compañía remarcaba durante estos meses la importancia de contribuir desde el sector privado a paliar los efectos de la crisis sanitaria en el tejido productivo español y acompañar a las familias y a la sociedad. «Todas las compañías debemos ser conscientes de la responsabilidad que tenemos con la sociedad y contribuir con nuestro esfuerzo y capacidad operativa», señalaba.

El plan de la empresa aglutina medidas de carácter económico y social que permitan a todos los colectivos afectados por esta pandemia reemprender la senda del crecimiento lo antes posible. «Creemos que el valor de las compañías va más allá de las métricas financieras e incorpora todos los aspectos relacionados con la contribución a la sociedad, que se hacen especialmente notables en tiempos de crisis como el actual», aseguraba el mismo Reynés.

Reapertura centros de atención

La energética ha comenzado a ejecutar su plan de reactivación progresiva de la actividad, aunque si bien es cierto, al ser el suministro de luz y gas servicios esenciales, algunos empleados de la compañía no han dejado de trabajar ni un solo día para asegurar que todos (hospitales, farmacias, hogares….) sigamos teniendo energía en estos momentos.

Así, Naturgy anunció el pasado 11 de marzo la reapertura de la práctica totalidad de sus centros de atención al cliente en España. La empresa está apostando por tiendas más cercanas a los barrios y a sus clientes, que podrán recibir, en estos establecimientos, información sobre la completa cartera de servicios, así como asesoramiento en materia de eficiencia energética y en la gestión de suministros. La tienda también propondrá un servicio de instalación y mantenimiento de calefacción, calderas, etc. Los nuevos centros disponen de aforo limitado; un horario preferente, de 10.00 a 11.00 horas, para la atención a mayores de 65 años; y se han reconfigurado los espacios para garantizar distancias de 2 metros tanto en las zonas de espera como en los puestos de atención, primando siempre la seguridad, mediante nueva señalética instalada en suelos y mamparas.

José Luis Gil, director de Clientes y Mercados de la compañía Naturgy, afirmaba que «la apertura de las tiendas Naturgy supone la muestra de nuestro continuo trabajo al servicio de la sociedad. Conscientes de que no todos los ciudadanos acceden fácilmente al comercio y atención online nos esmeramos en recuperar la normalidad para poder atender presencialmente, siempre cumpliendo con las necesarias medidas de protección y seguridad que preserven la salud de todos y, a la vez, garanticen poco a poco la vuelta de la actividad comercial».

Igualmente, se han reanudado las operaciones de mantenimiento preventivo, la instalación de calderas y otros equipamientos, trabajos que ayudarán a ir recuperando la normalidad y a reactivar económicamente el sector de instaladores y el empleo. Para ello, la compañía ha diseñado ofertas de financiación de renovación de equipos para facilitar estas operaciones en el contexto actual. También la energética ha reafirmado su compromiso con la digitalización. Como consecuencia, el tráfico digital se ha incrementado un 35 por ciento, las contrataciones a través de canales digitales han aumentado un 63 por ciento y la atención digital un 30 por ciento frente al mismo periodo del año 2019.

Las energéticas del futuro no sólo serán más digitales, sino también, explicaba el presidente de Naturgy, Francisco Reynés, serán «más comprometidas y cercanas a sus clientes, adaptándose a las necesidades de la sociedad, y contarán con un mix energético más sostenible desde el punto de vista medioambiental y económico».

Francisco Reynés, Presidente de Naturgy
Francisco Reynés, Presidente de Naturgy FOTO: Maximo Garcia de la Paz

El retorno

La progresiva vuelta a la normalidad productiva es esencial para el desarrollo económico y social de España. La reapertura progresiva y con la máxima seguridad de los centros de atención de Naturgy son un claro ejemplo, pero para que ésta sea completa es necesario que los trabajadores de las empresas se vayan reincorporando progresivamente a sus puestos de trabajo para contribuir a la recuperación económica.

Naturgy es la primera gran energética que ha diseñado un plan de desconfinamiento progresivo de sus empleados. Éste contempla el retorno escalonado de los empleados por colectivos y en cuatro fases, con fechas a determinar en función de la evolución de la pandemia (inicialmente previstas a partir de tres meses desde la finalización del estado de alarma). La priorización en los colectivos de retorno se realizará en base a criterios médicos y otros como su edad o vulnerabilidad ante el virus, garantizando en todo momento la salud y seguridad de los empleados y de sus familias. Previamente al retorno, y de forma coordinada y en comunicación con las autoridades sanitarias, se realizarán más de 16.000 tests serológicos a los empleados y a sus unidades familiares.

Asímismo, el plan incluye la aplicación de medidas de prevención, higiénicas y de seguridad necesarias para garantizar un retorno seguro al centro de trabajo. Entre ellas destacan la limitación de aforo de los centros de trabajo y sus zonas comunes, continuar con el protocolo establecido de no mantener reuniones presenciales, la prohibición de viajar, incrementar la frecuencia de limpieza y desinfección en los puestos de trabajo, salas de reuniones y zonas comunes y el uso de gel hidro-alcohol y/o toallitas para limpieza.