Las compañías aéreas británicas se rebelan contra el exceso de controles

Retrasos, molestias y hasta los malos modos se han convertido en el compañero habitual del viaje a Estados Unidos.

Un policía mira la imagen de un pasajero que acaba de pasar por un escáner corporal en el aeropuerto de Manchester
Un policía mira la imagen de un pasajero que acaba de pasar por un escáner corporal en el aeropuerto de Manchester

Londres- Fue el presidente de British Airways (BA), Martin Broughton, quien rompió el fuego y luego todos sus colegas le apoyaron en masa. La industria británica de la aviación se unió ayer para pedir una revisión de las medidas de seguridad que se aplican en los aeropuertos. El dedo acusador señala a Estados Unidos, país que, según Broughton, engorda la lista de acciones que se tienen que llevar a cabo en los controles cada vez que hay un intento de atentado y luego no cumple lo establecido en sus propios aeropuertos.

«No hay necesidad de rendir pleitesía a los estadounidenses cada vez que quieren que se haga algo», explicó en una conferencia organizada por la Asociación de Operadores Aeroportuarios.

El responsable de BA criticó la arbitrariedad de descalzar a unos pasajeros y a otros no y subrayó las contradicciones que existen a la hora de clasificar nuevos aparatos electrónicos. «Por ejemplo el iPad. Todavía no han decidido si es un ordenador portátil o si no lo es, de manera que algunos aeropuertos piensan que hay que sacarlo del equipaje de mano y otros no», indicó. Sus palabras generaron todo tipo de reacciones. Hubo muchas caras de sorpresa, pero Mike Carrivick, consejero delegado de BAR UK –asociación que representa a más de 80 compañías aéreas británicas– no tardó en apoyarle públicamente. «Parece que hay un enfoque por capas en lo que se refiere a la seguridad en los aeropuertos. Cada vez que hay una nueva alerta de seguridad, se añade una nueva política de procedimientos cuando se tendría que dar un paso atrás y mirar con perspectiva».

Estados Unidos incrementó las medidas de seguridad en enero de este año a raíz de una nueva amenaza de atentado. Se aumentaron los cacheos y se introdujeron registros más estrictos para los pasajeros procedentes de 14 países que se consideran de alto riesgo, entre ellos Reino Unido.

Pese a que expertos explicaron que los escáneres actuales son suficientes para detectar objetos peligrosos, el Gobierno aclaró que no contempla la posibilidad de cambiar el reglamento.


Las medidas de seguridad que más molestan
- Colocar los objetos de metal en la bandeja. Obligatorio en todos los países europeos y vuelos nacionales de Estados Unidos.
- Prohibir los botes de más de 100 mililitros. Se aplica tanto en los aeropuertos europeos como en los de Estados Unidos.
- Sacar los ordenadores portátiles del equipaje de mano. Obligatorio en toda Europa. No obligatorio, sin embargo, en algunos vuelos nacionales de EE UU.
- Quitarse los zapatos. Obligatorio en Reino Unido, pero no en algunos vuelos en el resto de Europa. No es obligatorio en vuelos nacionales de Estados Unidos.
- Pasar por el arco de detección de metales. Obligatorio en todos los aeropuertos del mundo.
- Cacheo para los que tienen problemas en el arco de seguridad. Obligatorio en Reino Unido y EE UU.