La Policía norirlandesa culpa a paramilitares protestantes de los disturbios

Los duros enfrentamientos entre católicos y protestantes en Irlande del Norte, terminaron ayer con un fotógrafo herido de bala.

La Policía norirlandesa (PSNI) culpó hoy a los disidentes del inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) de herir con un disparo de bala a un reportero gráfico durante los disturbios registrados la pasada noche en el este de Belfast.

La agresión ocurrió durante la segunda noche de enfrentamientos entre miembros de las comunidades nacionalista y unionista y las fuerzas del orden en el barrio del Short Strand, un enclave católico situado en una zona de mayoría protestante.

Según confirmó hoy una portavoz de la PSNI, "disidentes republicanos son los responsables de los disparos"que hirieron en la pierna al fotógrafo de la agencia de noticias Press Association, quien se encuentra hospitalizado en "situación estable"y fuera de peligro.

Anteriormente, el "números dos"de la PSNI, Alistair Finlay, acusó en una rueda de prensa celebrada en Belfast al también inactivo grupo paramilitar protestante Fuerza de Voluntarios del Ulster (UVF) de orquestar los graves disturbios.

"La UVF en el este de Belfast comenzó todo esto y no parece que haya alguien dispuesto a poner fin. Sus manos se ven en todo esto, ya sea dirigiéndolo o por omisión o comisión", declaró el dirigente policial.

Durante los actos violentos dos jóvenes protestantes y un reportero gráfico resultaron heridos por disparos de bala.

El dirigente policial no reveló si la agresión contra el fotógrafo procedió de la zona católica del Short Strand o de la protestante de Newtownards Road, separadas por un muro llamado "línea de paz".

Las fuerzas del orden se vieron obligadas a usar cañones de agua y disparar 66 balas de goma para atajar unos disturbios en los que participaron unas 700 personas armadas con piedras, ladrillos, bombas incendiarias, bombas de humo, cohetes y petardos, explicó Finlay.

La policía tampoco ha determinado aún si los disturbios son obra de individuos aislados o su organización cuenta, por contra, con la aprobación de la dirección de la UVF, que abandonó hace dos años la lucha armada y decomisó todos sus arsenales.

Fuentes del Sinn Fein, antiguo brazo político del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA), señalan como responsable de la violencia al líder de la UVF en esta zona de Belfast, conocido como la "Bestia del Este".

Los medios de comunicación locales, citando fuentes protestantes, indican que los ataques de las últimas noches de la UVF son consecuencia de acciones cometidas por republicanos contra la comunidad unionista en otras partes de Belfast.

Esas mismas fuentes aseguran haber visto a hombres armados en el Short Strand, lo que les lleva a deducir que pertenecen al IRA, ya que el Sinn Fein ha repetido en varias ocasiones que en este barrio de la capital no existen disidentes republicanos.

Las fuerzas del orden temen que una hipotética ruptura de las treguas del IRA y de la UVF tenga consecuencias negativas para el proceso de paz en la provincia británica.