La banca española teme una rebaja inminente de la calificación de Moodys

La agencia Moody's podría rebajar de forma inminente la calificación de la banca española, en un momento en que España vuelve a estar sometida por los mercados, con la prima de riesgo en el entorno de los 500 puntos básicos.

Según han precisado fuentes del mercado a Efe, la posible rebaja de Moody's podría producirse la próxima semana, cuando el Tesoro español vuelva a enfrentarse a los mercados en una subasta de letras a 3 y 6 meses, tras la que realizará mañana en bonos y obligaciones.
Esta rebaja se llevará a cabo después de que el pasado 16 de febrero la agencia anunciara que ponía en revisión la calificación de 114 entidades financieras europeas en 16 países, de los que Italia y España eran los más afectados, con 24 y 21 entidades, respectivamente.

Moody's justificó entonces esta acción por el "impacto negativo y prolongado de la crisis de la zona del euro", combinado con el deterioro de la calidad crediticia y los desafíos a los que hacen frente los bancos y sociedades de valores con una actividad significativa en el mercado de capitales.

Si en efecto Moody's cumple su amenaza, la imagen de la banca española se vería de nuevo afectada.

Y ello después del castigo que está recibiendo en los mercados tras la nacionalización de Banco Financiero y de Ahorro (BFA), matiz de Bankia, y la aprobación de la nueva reforma financiera.

Dicha norma, que fue aprobada el pasado día 11, eleva de nuevo las provisiones que debe realizar el sector para sanear sus activos inmobiliarios en casi 30.000 millones de euros.

En este sentido, Moody's ya destacó esta semana que la reforma financiera aprobada por el Gobierno español y la nacionalización de BFA eran acciones "positivas", pero todavía deja a entidades y a acreedores "vulnerables"si aparecen más préstamos problemáticos.

Añadió que dichas acciones confirmaban la disponibilidad que hay para ofrecer a las entidades apoyo público, aunque la cantidad y la forma de ayuda son "inciertas".

"Esto probablemente aumentará la carga de la deuda pública ya elevada de España", matizó la agencia, que prevé que supere el 90 por ciento de PIB en 2014, casi el triple que el 36 % registrado en 2007.

El pasado 30 de abril, Standard & Poor's (S&P) ya rebajó la calificación de once entidades financieras españolas después de hacer lo mismo días antes con la deuda soberana nacional.

Las entidades cuya calificación fueron rebajadas fueron Santander, Banesto, Santander Consumer, BBVA, Banco Sabadell, Ibercaja, Kutxabank, Banca Cívica, Bankinter, Barclays y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

Además, Moody's situó en perspectiva negativa a Caixabank, Bankia y el Banco Popular.
También otra agencia, Fitch, recortó el 13 de febrero la calificación de Banco Santander, BBVA, CaixaBank y Bankia.